Publicaciones etiquetadas con: rentar

10 consejos para ser un inquilino modelo

inquilino476_2

México es uno de los países en los que, los trámites para rentar una propiedad, son rigurosos debido a que los propietarios deben tomar medidas estrictas para protegerse ante los malos inquilinos que van desde atrasarse con la renta, hasta destrozar por completo la vivienda.

Ser propietario de un inmueble no es nada fácil, ya que estos se dan a la tarea de investigarte como posible inquilino y contar con la seguridad en la legalidad de los papeles que entregas cuando quieres rentar una casa o departamento.

Una vez que asegura que tú puedes pagar una renta, que tus papeles están en regla y que pareces una persona decente, firmarás un contrato que normalmente es de un año, con el cual tienes derechos y obligaciones.

No importa si eres primerizo o no rentando una vivienda, ser un buen inquilino facilita muchas situaciones; de entrada se puede generar un canal de comunicación y confianza que puede llevarte posteriormente a modificar algunas cláusulas del contrato (a tu favor). Por eso, te damos los 10 consejos básicos para convertirte en el Inquilino modelo:

Paga puntualmente y evita los retrasos
Como inquilino, debes pagar en los plazos establecidos en tu contrato. Sé conciente de apartar el dinero para la renta una quincena antes o estipula cuánto necesitas para cubrir la mensualidad. Si comienzas con el pie izquierdo pidiendo prórrogas o poniendo excusas, podrías estar poniendo en juego tu estancia.

Debes saber cuándo negociar

Los momentos adecuados para llevar a cabo una buena negociación de cláusulas o una posible ‘disminución’ en la cantidad a pagar son dos: cuando firmas tu contrato por primera vez y cuando actualizas el mismo, digamos después de un año. Evita regatear a toda costa con argumentos como ‘no me alcanza’, realiza justificaciones válidas y recuerda que, el costo de la renta sólo aumenta cada año, ni tú intentes rebajarla, ni dejes que el dueño la incremente.


Cuida la vivienda como si fuera propia

Está bien que el depa o la casa donde vives no son tuyos pero, de igual forma estás pagando por ese espacio que, de una u otra forma termina convirtiéndose en tu hogar, aunque sea por tiempo indefinido. Cuida la vivienda, decórala a tu gusto (sin generar destrozos) y crea un ambiente confortable, después de todo, sí tienes derechos.

 

Paga los servicios correspondientes

Recuerda que los gastos que no incluyen la renta también te corresponden a ti porque tú estás usando la vivienda. Ponte al corriente con pagos de agua, luz, gas, teléfono y otros. No endeudes al dueño con gastos que son tu responsabilidad.
¿Remodelaciones? Sí, con permiso del dueño
Para realizar obras en la vivienda, debes primero consultar al dueño y proponerle los cambios. Quizá puedes convencerlo de cómo su propiedad aumentará el valor con estas mejoras y recuerda, las modificaciones que realices no deben afectar la seguridad del inmueble.

Evita ser un vecino ruidoso y problemático

Procura mantener una buena o neutra relación con tus vecinos. Si harás una fiesta o reunión, lo más aconsejable es que les avises pero, evita que esto se convierta en un hábito. De igual manera, recuerda que vives en comunidad y tienes que respetar a quienes comparten el edificio o la cuadra contigo.

En caso de que tú no seas el vecino problema sino alguien más, trata de resolver estos altercados por la vía del diálogo y si eso no resulta, puedes acudir a la Prosoc e interponer una queja vecinal.
¿A quién le toca reparar los daños?

Siempre que los desperfectos se deban a un mal uso una vez que tú ya vives en la propiedad, los gastos corren a cargo de ti como inquilino. Si los daños se deben a la antigüedad, la reparación le corresponde al dueño.
¿Te mudas? Entrega la vivienda como la encontraste

Si recuerdas, cuando firmas el contrato, entregas un mes por adelantado más un depósito de alquiler, en caso de haber sido un inquilino modelo que no causó daños a la propiedad, el dueño está obligado a devolverte este monto (el depósito de alquiler). Pero, si al momento de entregar la casa o depa que rentaste, hay daños, pones en riesgo ese dinero. Evítalo y devuelve la propiedad íntegra.
Mantén una buena relación con el casero

Es muy aconsejable que siempre te muestres agradable y abierto al diálogo con tu casero. Una buena relación y comunicación es la clave para generar confianza entre ustedes dos. Además, en un futuro este puede servirte de referencia al momento de buscar otra propiedad para rentar.

Editorial Metroscubicos

Anuncios
Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

¿Cuándo te conviene rentar?

alquiler-casa

No hay lugar como el hogar. Comprar una casa es el sueño de la mayoría de los mexicanos; sin embargo, es una inversión mayor, a largo plazo, que requiere una buena capacidad de planeación a futuro, mucha disciplina y un análisis profundo de tus finanzas personales y de tu situación emocional y laboral.

Algunos focos rojos que te indican que aún nos es momento para comprar son:

Tus ahorros no alcanzan para el enganche de al menos 20%, los gastos de inicio (escrituración, apertura de crédito, avalúo), y un “colchón” para habilitación de espacios, adaptaciones y remodelaciones.

No tienes capacidad de ahorro. Tus gastos fijos son muy altos (colegiaturas, seguros, rentas, impuestos), y comprometen tu presupuesto mensual.

Tu nivel de endeudamiento es alto. Tienes deudas grandes a largo o mediano plazo (autos, muebles, electrónicos, viajes).

Tu nivel de ingresos es bajo para la hipoteca que necesitas.  Evalúa si puedes pagarla. Planea cómo aumentar tus ingresos o cambia de prospecto de casa.

Tienes poco control sobre tus finanzas. Tu presupuesto es un desastre y casi nunca terminas la quincena como estaba planeada (o simplemente no la planeas).

Hay problemas en tu matrimonio. No tienes la cabeza fría ni las cuentas claras.

Tú y tu pareja planean tener familia. Los gastos de maternidad son altos y los hijos muy demandantes en todos sentidos. Espera a que nazca y estabilices tu presupuesto para retomar el asunto de la casa.

Tienes planes de retomar la escuela o ya cursas algún posgrado.

La empresa donde trabajas pasa un momento de inestabilidad. Pueden reducir horas o beneficios, o recortar personal.

Tienes planes de viajar y conocer el mundo.

Así las cosas, el mero hecho de dejar de rentar o de vivir con algún familiar no siempre es una razón válida. Para muchos rentar es como tirar el dinero a la basura, pero pasa lo mismo con los primeros años de una hipoteca. Todo se va en intereses. Así que ahora veamos la otra cara de la moneda.

Las ventajas de rentar

1.- Vives feliz sin pagar predial, y otros impuestos y gastos relacionados con una casa. Tienes que cuidar el lugar, pero los problemas graves como cambiar el calentador, la instalación eléctrica o la herrería, son asunto del dueño.

2.- Tienes acceso a una casa mejor de la que podrías comprar. Las rentas son más baratas que las mensualidades.

3.- Brinda acceso a una mejor ubicación. Hay más casas en renta que en venta.

4.- Te da movilidad. Si algo no te gusta, puedes irte al terminar tu contrato. Un vecino, la zona, o la colonia; el mismo “depa” puede tener vicios ocultos. Si vives con tu pareja y no funciona, hay libertad para moverse.

5.- Si bajan tus ingresos puedes rescindir y buscar un sitio más barato.

6.- Si cambias de trabajo y el rumbo no te conviene, puedes moverte. Vivir cerca del trabajo brinda ahorros significativos.

7.- Tu trabajo requiere cambios de residencia periódicos.

8.- Si no tienes para comprar una casa en efectivo ni para dar un buen enganche que te permita contratar una hipoteca pagable. Puedes ahorrar la diferencia entre tu renta y lo que pagarías de hipoteca para luego comprar.

Saca la mejor ventaja de rentar, la realidad es que ya llevas buen camino andado de lo que será una hipoteca. Ya estás acostumbrado a destinar una parte importante de tu ingreso para la casa.

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, roomies | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

8 reglas que debes seguir al buscar tu primer departamento

8557582953_391f270f71

Aunque no lo creas, buscar el depa ideal puede convertirse en una muy mala experiencia si no eres cuidadoso; sigue estás recomendaciones que te ayudarán a disfrutar la experiencia desde el principio.

1. Visitarás más de un lugar. Aunque puede pasar que el primer depa te enamore, date la oportunidad de visitar otros. Por ejemplo, cuando yo buscaba vi uno que me encantó, era de buen tamaño, tenía un pequeño balcón y sus closets eran enormes; pero el edificio estaba un poco viejo, la renta era más cara y a fuerza tenia que compartir. Días después visité otro (en el que vivo ahora) y aunque es más chiquito, es solo para una persona, la zona está perfecta para mí y tiene todo cerca. Quizá si me habría quedado con el primero, me hubiese arrepentido.

2. Ten preparados los documentos básicos. que posiblemente te pidan, así como los requisitos. Consúltalos aquí.

3. El precio de los depas regularmente son negociables, haz una oferta por la cantidad que te gustaría pagar por el que viste (siendo realistas) y cruza los dedos para que te den el sí.

4. Pregunta sobre las reglas de convivencia y comportamiento, muchos sitios no permiten hacer fiestas después de cierta hora, no aceptan mascotas o no permiten que cambies el color de las paredes. Si firmas contrato éstas cláusulas se incluirán en el contrato de arrendamiento, de lo contrario, no existen prohibiciones.

5. Visita la zona en los tres horarios diferentes: día, tarde y noche. Conoce bien la seguridad de la zona y el tipo de movimiento que hay, si pasan patrullas, cuenta con alumbrado público.

6. Ten el dinero suficiente preparado, si comienzas con el trámite para rentar un depa y te dicen que sí, deberás cubrir los primeros pagos tan pronto sea posible, tales como depósito y mudanza.

7. Platica con la persona que te lo va a rentar. En mi caso, encontré mi depa por medio de una agencia inmobiliaria, por lo que todo lo ves con un agente que interviene. Antes de firmar contrato o el mismo día que lo hagas, tómate unos minutos para conocer al dueño, este tipo de acercamientos son importantes.

8. No sacrifiques tu ingreso por pagar el depa `perfecto´. Aunque todos quisiéramos vivir en la mejor zona, a cinco minutos del trabajo o la escuela y en el lugar digno de película, no siempre se puede costear; cuando comienzas pagando más de lo que tenías pensado, es segurísimo que tendrás que comer atún no una semana seguida, ¡todo el mes! O en el peor de los casos, regresar con tus papás.

depadesoltera.com

Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, roomies | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

¿Rentar es tirar tu dinero a la basura?

Imagen

Este espinoso tema es abordado por Sofía Macías en su nuevo libro Pequeño Cerdo Capitalista,inversiones para hippies, yuppies y bohemios, dentro del capítulo de Bienes Raíces. Te compartimos un extracto de dicha publicación con los mejores consejos sobre el tema.

En nuestra mexicanísima cultura de amor a los ladrillos y pensar que la casa es la mejor inversión, ¿quién no ha escuchado aquello de que “rentar es tirar el dinero a la basura”? Creo que a todos los que ya están llegando a sus treintas y viven solos les ha tocado el respectivo sermón de los papás, al menos una vez, para que se apuren a comprar una casa y “hacerse de un patrimonio”.

Pues, sorpresa, hay algunos casos en los que rentar te conviene más. Hay casos y perfiles de inversión para los que conviene rentar, en lugar de comprar un bien inmueble para habitar. Una de las cosas que la mayoría de la gente no toma en cuenta es que comprar un bien inmueble en el que vas a vivir implica tener cierto capital inmovilizado, mínimo el enganche o el total del precio del inmueble, si lo compraste al contado. Si tienes alternativas de inversión que con ese monto te generen rendimientos considerablemente superiores a la renta, como un negocio o incluso otros bienes inmuebles, es posible que te convenga pagar alquiler, en lugar de descapitalizarte adquiriendo una vivienda.

Esta estrategia es un poco volver al costo de oportunidad, ¿dónde te va a dar más ese dinero? ¿Cómo afecta el rendimiento el uso que le das? Aquí entra un miedo muy comprensible que es “¿pero si mi inversión o negocio sale mal? En ese caso mejor tener al menos casa, en lugar de quedarme en la calle”. Y por eso también decía al principio que depende del perfil: alguien que tenga un perfil más conservador, para quien la idea de rentar sea contra sus prioridades o que sus inversiones tengan microrendimientos, no lo va a hacer, en cambio, a alguien más agresivo que tiene alternativas más rentables de inversión, esto no le preocupa porque al final siempre sacará para vivienda con sus inversiones y negocios. Puede o no ser una alternativa para ti, pero es interesante verlo desde puntos de vistas menos tradicionales y más financieros.

Eso es por el lado de la inversión, pero ¿a nivel patrimonial hay casos en los que conviene alquilar en lugar de comprar? Sí: te puede convenir rentar en lo que ahorras para un mayor enganche de una casa (y así mejoran las condiciones de tu crédito); si te cambiaste de ciudad y necesitas familiarizarte con ella antes de comprar; si la casa donde vivías con toda la familia les queda grande, se la puedes rentar a terceros en un monto más alto del que te costará a ti rentar en otro lado (te quedas con la diferencia). Puede haber más ejemplos, pero éstos son los principales.

Los beneficios en números

En México, las rentas son normalmente más baratas que las mensualidades de un crédito hipotecario para un mismo tipo de inmueble (aunque puede depender del enganche y otros factores). Lo interesante sería cómo puedes aprovechar ese ahorro.

¿Cuándo, sí estás tirando el dinero a la basura con una renta?

  • Cuando alquilas algo que absorbe todo tu capital y te quedas sin posibilidad de ahorrar.
  • Cuando rentas y te gastas lo que te queda libre en chucherías o en aumentar artificialmente tu nivel de vida, en lugar de ponerlo a trabajar más.

Como ven el tema de las rentas es controversial porque se tiende a mezclar el enfoque patrimonial con el de inversión. Decidir si es una opción para ti depende de tu plan de vida y perfil de inversión.

Este es un extracto del capítulo Bienes Raíces del libro Pequeño Cerdo Capitalista, inversiones para hippies, yuppies y bohemios. La publicación ya está disponible en las principales librerías del país.

 

* La autora es especialista en educación financiera. Síguela en Twitter: @SofiMaciasL

Categorías: casas, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, locales, propiedades, terrenos | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Todo lo que debes saber si vas a rentar

jovenes

Para rentar una vivienda te fijas en su ubicación, que esté cerca de tu trabajo, en el número de habitaciones y en el costo pero ¿qué hay del contrato? El abogado Víctor Carrillo Estrada explica que el arrendador debe plantear un contrato bien redactado en el que garantice todos sus derechos y los del inquilino en cuanto a los derechos de posesión y uso del inmueble. Aunque una vivienda reúna todos los requisitos que te satisfacen, no debes firmar el contrato sin antes leerlo.

Sobre el contrato de arrendamiento

Si te informas antes de contratar, estarás protegiendo tus derechos. Carrillo Estrada señala que es importante establecer dentro del contrato de arrendamiento los derechos y obligaciones tanto del arrendador como del arrendatario.

El arrendador está obligado a entregar el inmueble en la fecha estipulada y en las condiciones de seguridad e higiene adecuadas para el uso, así como a garantizar el pago de los daños y perjuicios por los vicios ocultos que podrían poner en riesgo la integridad física de quienes ocupan la vivienda.

Las obligaciones del arrendatario son cumplir con el pago de la renta, hacer uso de la vivienda de acuerdo a lo estipulado en el contrato (si va a ser para vivienda, comercio o industria) y responder por los daños que pudieran ocasionarse mientras está ocupando el inmueble. Un contrato de arrendamiento compromete a ambas partes a cumplir con las prestaciones y obligaciones que el documento señala.

Ojo con las cláusulas

Entre las cláusulas estipuladas en el contrato destacan el precio de la renta, el lugar y el tiempo de pago, así como las garantías que deberán darse como depósito y fianza.

Generalmente los conflictos en este tipo de relaciones contractuales son el incumplimiento en el pago de la renta o en la entrega del inmueble en condiciones de seguridad e higiene. Debe de exigirse al propietario que dé el mantenimiento adecuado a la vivienda para que esta cumpla con todas las condiciones necesarias para su ocupación, afirma el abogado.

También es importante establecer el plazo de validez del arrendamiento, ya sea determinado o indeterminado y la fecha en que empezará a correr. Es fundamental fijar la fecha de vigencia, cuándo inicia y cuándo termina. A partir de cuándo tiene la posesión legal el inquilino y en qué momento termina la vigencia de las condiciones establecidas en ese contrato.

De acuerdo con Carrillo Estrada, la fecha de terminación estipulada dentro del contrato va a determinar a partir de qué momento se puede empezar a negociar las condiciones de un nuevo contrato. Esto es fundamental para evitar sorpresas desagradables como el incremento injustificado de la renta.

Incremento de la renta

El Código Civil establece que la renta podrá incrementarse únicamente de manera anual. En general, esto va a depender de las condiciones que existan en el mercado inmobiliario, de la oferta y la demanda y de la situación económica imperante. Los arrendamientos para casa habitación menores a 150 salarios mínimos, es decir, a 9,800 pesos aproximadamente, no puede incrementarse en más de 10%, aclara el abogado.

Une vez cumplido el plazo de validez, el contrato se puede ampliar por tiempo indeterminado y concluir en la fecha que elija cualquiera de las partes siempre que se avise con al menos 15 días de anticipación.

Hay una figura que se conoce dentro del arrendamiento que es la tácita reconducción —afirma—esto es, se continúa permitiendo el uso, el arrendatario paga la renta y se entiende que las condiciones del contrato se han prolongado. A partir de ese momento se convierte en un contrato indeterminado en su temporalidad pero los derechos y obligaciones en él contenidas tienen que seguir teniendo efectividad en las mismas condiciones por un tiempo indeterminado, puede ser medio año, otro año o prolongarse aun más tiempo.

¿Y si no te cumplen, con quién puedes acudir?

Al tener claro cada cuándo y de cuánto será el incremento de la renta, podrás empezar con el pie derecho la contratación. Si el arrendador incumple esta cláusula puedes iniciar un procedimiento para defender tus derechos como arrendatario. Ponte en contacto con el Instituto Federal de Defensoría Pública donde te asesorarán sobre tus derechos y obligaciones.

Ahora que ya conoces tus derechos de arrendatario y cómo se hace en incremento en la renta, puedes decidir mejor con quién firmar tu contrato.

Categorías: casas, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, locales, propiedades, terrenos | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Guía para rentar una casa o departamento

Imagen

Aunque no ofrece ningún potencial de inversión, rentar una casa o departamento es una opción que eligen muchas personas que están en distintas etapas de su vida.

Tal vez estén ahorrando para el pago inicial de una casa o tal vez no se pueden dar el lujo de comprar una vivienda. Tal vez estén planeando mudarse en unos años o no les interesa lidiar con el mantenimiento y las reparaciones de una casa.

Independientemente del motivo por el cual decidan rentar un inmueble, te presentamos una guía para que esta experiencia resulte lo menos complicada posible, informándote mejor sobre los aspectos legales y financieros.

Contrato de arrendamiento

El arrendamiento es un acuerdo que estipula las condiciones y responsabilidades a través de un contrato de renta, tanto en el caso del propietario como del inquilino.

El contrato de arrendamiento estipula el monto mensual del arrendamiento, la fecha en que se vence el pago y el término, así como lo que sucederá si una de las partes rompe el contrato. También contiene otros tipos de información como quién pagará los servicios públicos, si se permite tener mascotas en la propiedad y otras restricciones y requisitos que el propietario podría incluir.

Se recomienda leer cuidadosamente tu contrato de arrendamiento antes de firmarlo. Serás responsable legalmente por todo lo que incluye el arrendamiento aunque no lo leas. Mantén una copia del documento en tu archivo. Tal vez te sea útil si tienes alguna duda sobre lo que se permite y no se permite hacer en la propiedad.

Si violas el contrato de arrendamiento

Debes evitar por todos los medios violar o romper un contrato de arrendamiento. Cada contrato establece sus propias penalidades por incumplimiento. Algunos sólo requieren que pagues una penalidad. Otros te exigirán que sigas pagando renta hasta que se alquile la propiedad. Verifica tu contrato de arrendamiento para estar seguro de que puedes manejar las consecuencias antes de decidir terminar con él.

Depósito de seguridad

Los propietarios podrían requerir un depósito de seguridad que se utilizará para cubrir cualquier renta o daño que causes. Es una práctica que este dinero se te debe reembolsar dentro de un plazo de 30 días al finalizar el arrendamiento, o bien en el plazo estipulado en el contrato de arrendamiento. Sin embargo, el propietario puede deducir el costo de las reparaciones que sean necesarias, aparte del mantenimiento por deterioro normal de la propiedad.

Aval

Si el propietario no está convencido de que podrás hacer los pagos, podrías necesitar un aval, el cual es una persona que compartirá la responsabilidad financiera del arrendamiento. Si por alguna razón no puedes abonar los pagos, el aval será responsable de abonarlos.

Si ni cuentas con un aval o fiador, otra opción es contratar una fianza de arrendamiento.

Seguro de inquilino

El seguro de inquilino es una necesidad. El propietario sólo tendría asegurado el inmueble. Tú eres responsable por tus pertenencias. En cuanto te mudes a la casa o departamento, te recomendamos obtener un seguro de inquilino. Para más información sobre los seguros visita http://www.amis.com.mx.

¿Qué cubre este tipo de seguro?

El seguro de inquilino asegurará todos los bienes que tengas en el inmueble. Algunas pólizas también cubren algunas propiedades aunque estén fuera de la propiedad. El seguro de inquilino cubre igualmente daños causados por incendios o inundaciones. Hay límites en el reembolso por objetos costosos. Si tienes equipo de cómputo o joyas costosas o algún objeto de alto valor, probablemente sea buena idea asegurar esos bienes por separado. Si tienes objetos de un gran valor sentimental para ti que obviamente no es posible reemplazar, debes guardarlos en una caja fuerte.

Tips para antes de rentar una casa o departamento

* Existe una gran oferta de inmuebles en renta, dedica un tiempo a buscar la mejor opción, la que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto. No descartes la posibilidad de hacer varias visitas antes de decidirte por alguno.

* Corrobora la información de cada uno de los inmuebles que te interesan y no te deslumbres por la ubicación, pues por dentro podrían tener graves deterioros o adeudos de servicios.

* Verifica la energía eléctrica y el agua, revisa que los contactos no estén dañados y no haya fugas de gas y agua (esto es importante que lo hables con el dueño y sepas de antemano que esos gastos deben correr por tu cuenta o a cuenta de la renta, y así no te lleves sorpresas desagradables).

* El pago de predial corresponde al dueño del inmueble, y si hubiera que hacer mejoras, como cambiar la alfombra, por ejemplo, podrías acordar con el propietario para que los gastos erogados vayan a cuenta de la renta.

* Visita la zona varias veces, pues algunas padecen de exceso de tráfico en horas pico o no hay dónde estacionarse. Con estas visitas, identificarás los servicios que te ofrece la zona: bancos, escuelas, farmacias, supermercados etcétera).

* No olvides preguntar sobre la cuota de mantenimiento y lo que ésta puede incluir como: gas, luz, agua, vigilancia, etc., para que lo consideres y que esto no altere tu presupuesto.

* Para cerrar el trato, el arrendatario debe dar al propietario copia de su identificación así como de un comprobante de ingresos; que puede ser tu recibo de nómina o un estado de cuenta bancario.

* Los profesionales en arrendamiento consideran que el inquilino debe mostrar que gana al menos cuatro veces el monto de la renta que va a pagar.

* Finalmente, se llena un formato con información general de los involucrados y se firma el nuevo contrato. En promedio, el proceso tarda de 7 a 10 días.

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

¿Comprar o rentar? Qué es mejor

Screen-Shot-2012-10-23-at-7.45.53-PM

 

Tener una vivienda propia es el sueño de la mayoría de las personas. Esto no es sólo cuestión de estabilidad y estatus, también significa generar patrimonio, sin embargo no es igual de importante para todas las personas, ni le va bien a todos los estilos de vida. Veamos ambas caras de la moneda y rompamos mitos.

Por qué comprar

Todos hablan de las inversiones en terrenos o ladrillos, pero ¿por qué sí es buena inversión comprar bienes raíces?

Hay dos formas en las que una casa puede servir como inversión: que adquieras una vivienda que vas vivir con tu familia, o, invertir en un inmueble que vas a rentar –una casa o local comercial- que te permitirá tener un flujo de efectivo mes a mes.

El primer caso va generar tu patrimonio familiar a futuro, aunque te genere un gasto a corto plazo porque vas a pagar mensualidades de un crédito hipotecario, al final de un periodo tendrás una casa propia y habrás utilizado el crédito como complemento para un ahorro. Esta propiedad la vas a disfrutar –lo que también implica una dividendo- y, en el futuro, la podrías vender y obtener otra ganancia.

En el segundo caso, si estás más allá de crear patrimonio familiar, y buscas una inversión complementaria, entonces puedes invertir en propiedades que creen flujos por medio de rentas.

Una opción te genera una entrada de liquidez mensual, la otra te genera una inversión a largo plazo y ofrece seguridad.

Sin embargo, cuando decides comprar, lo primero es pensar por qué quieres una casa: sin duda lo primero que te mueve a tomar la decisión es la necesidad emocional y social de ser “propietario”, pero cuidado, tener el capital también es importante.

Para la mayor parte de la población el sueño de tener su casa lleva como ancla una hipoteca a plazos que varían de 10 a 30 años, durante los que estarás amarrado con una deuda mensual de hasta 30% de tus ingresos netos.

Una buena señal para comprar casa es cuando ya puedes destinar la cuarta parte de tu salario neto, a pagar una hipoteca; cuando ya hiciste carrera en una empresa y no peligra tu empleo, o sientes que es momento de dar un paso adelante en el plano personal.

Así las cosas, el mero hecho de dejar de rentar o de vivir con algún familiar no siempre es una razón válida. Para muchos rentar es como tirar el dinero a la basura, pero pasa lo mismo con los primeros años de una hipoteca. Todo se va en intereses.

Aún no es tiempo de comprar si….

• Tus ahorros no alcanzan para el enganche de al menos 20%, los gastos de inicio (escrituración, apertura de crédito, avalúo), y un “colchón” para habilitación de espacios, adaptaciones y remodelaciones.

• No tienes capacidad de ahorro. Tus gastos fijos son muy altos (colegiaturas, seguros, rentas, impuestos), y comprometen tu presupuesto mensual.

• Tu nivel de endeudamiento es alto. Tienes deudas grandes a largo o mediano plazo (autos, muebles, electrónicos, viajes).

• Estás comenzando un negocio. Si encierras tu capital en una hipoteca, no tendrás liquidez para soportar la operación de tu empresa. Consolida y luego retomas lo de la casa.

• Tu nivel de ingresos es bajo para la hipoteca que necesitas.  Evalúa si puedes pagarla. Planea cómo aumentar tus ingresos o cambia de prospecto de casa.

• Tienes poco control sobre tus finanzas. Tu presupuesto es un desastre y casi nunca terminas la quincena como estaba planeada (o simplemente no la planeas).

• Hay problemas en tu matrimonio. No tienes la cabeza fría ni las cuentas claras.

• Tú y tu pareja planean tener un hijo este año. Los gastos de maternidad son altos y los hijos muy demandantes en todos sentidos. Espera a que nazca y estabilices tu presupuesto para retomar el asunto de la casa.

• Tienes planes de retomar la escuela o ya cursas algún posgrado.

• La empresa donde trabajas pasa un momento de inestabilidad. Pueden reducir horas o beneficios, o recortar personal.

• Tienes ganas (y planes serios) de viajar y conocer el mundo.

Cuándo deberías rentar

Aunque cada vez hay más solteros que buscan la independencia en unas escrituras, lo más común es que esa necesidad real llegue junto con el matrimonio y los hijos; por lo que una buena idea es dar este paso a través de una renta, pues esto te permitirá saber qué tan buen administrador de tus finanzas eres, antes de comprometerte con una hipoteca.

Por otro lado, si tu relación sentimental no atraviesa un buen momento y existe peligro de separación, una casa propia y una deuda a largo plazo pueden convertirse en un tema difícil de manejar tanto emocional como legalmente. Las depresiones y el estrés no son buenos consejeros.

Ahora bien, si tú y tu pareja son de espíritu libre y no les gusta echar raíces o les encanta viajar, comprar casa no tiene sentido y una hipoteca sería un lastre demasiado pesado. Otra posibilidad es que tu carrera profesional te exija periódicamente cambios de residencia, y rentar es tu mejor opción.

Las ventajas de rentar

1.- Vives feliz sin pagar predial, y otros impuestos y gastos relacionados con una casa. Tienes que cuidar el lugar, pero los problemas graves como cambiar el calentador, la instalación eléctrica o la herrería, son asunto del dueño.

2.- Tienes acceso a una casa mejor de la que podrías comprar. Las rentas son más baratas que las mensualidades.

3.- Brinda acceso a una mejor ubicación. Hay más casas en renta que en venta.

4.- Te da movilidad. Si algo no te gusta, puedes irte al terminar tu contrato. Un vecino, la zona, o la colonia; el mismo “depa” puede tener vicios ocultos. Si vives con tu pareja y no funciona, hay libertad para moverse.

5.- Si bajan tus ingresos puedes rescindir y buscar un sitio más barato.

6.- Si cambias de trabajo y el rumbo no te conviene, puedes moverte. Vivir cerca del trabajo brinda ahorros significativos.

7.- Tu trabajo requiere cambios de residencia periódicos.

8.- No tienes para comprar una casa en efectivo ni para dar un buen enganche que te permita contratar una hipoteca pagable. Puedes ahorrar la diferencia entre tu renta y lo que pagarías de hipoteca para luego comprar.

Hace algunos años, la regla era alquilar una casa en 1% de su valor. Así, una vivienda de $1,000,000 se rentaría en $10,000. La proporción es menor ahora, entre 0.5% y 0.7%. Viviendas de $3,000,000 se alquilan en cerca de $16,000.

Como ves, decidir comprar o rentar no sólo depende de los precios de las casas o si no te autorizaron un crédito hipotecario, también es necesario mirar tu momento de vida, saber si por ahora rentar soluciona tu necesidad de vivienda.

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.