Cómo saber si vale la pena remodelar para vender

soluciona-tu-hogar-1

Si estás considerando un proyecto de renovación hazte las siguientes preguntas: ¿es el momento? ¿Vale la pena el esfuerzo y la inversión? ¿Obtendré un beneficio, o solo lo estoy haciendo por el placer de ver el resultado final?

Paso 1. Calcula el valor actual de tu casa

Para tomar una decisión informada sobre si la renovación es idónea, el primer paso es calcular el valor actual de tu propiedad.

Contacta a un agente de bienes raíces, él te puede dar una idea aproximada o puedes solicitar formalmente un avalúo. El costo es variable pero, en promedio, el avalúo de una casa con valor de un millón de pesos cuesta 3,000 pesos.

Recuerda que en un bien construido se toma en cuenta la localización del inmueble, los metros cuadrados, el tiempo de uso, la calidad de los acabados y el mantenimiento.

Paso 2. Investiga cuánto valdría tras la remodelación

El siguiente paso es averiguar en cuánto se vendería después de hacerle las mejoras. Esto se puede investigar con un agente de bienes raíces. Haz una comparativa con inmuebles de tamaño similar al tuyo y que se ubiquen más  o menos en la misma área.

Lo ideal es que esas viviendas hayan sido remodeladas o que, por lo menos, tengan mejores terminados que tu casa (sin pasar todavía por el proceso de renovación).

Podría ser un proceso largo, pero este tipo de investigación te ofrece una idea clara del panorama. Cuando lo hayas hecho, sabrás con exactitud lo que estás buscando con la venta o, en todo caso, reevaluar tus intenciones.

Paso 3. Haz tu presupuesto

Remodelar tu vivienda no sólo ayuda a optimizar tu comodidad, a veces con una inversión de 10% del valor la propiedad, se puede aumentar el mismo hasta 40%. Pero para ello, debes manejar tus recursos de forma inteligente.

La calidad y el tipo de acabados determinarán ese incremento, aunque también dependerá de la zona remodelada: la cocina y el baño son puntos clave pero hay que tener sumo cuidado. Es necesario que te plantees si la renovación que tienes planeada sobrepasará el valor de la vivienda. Lo importante es no exagerar y sacarla involuntariamente del mercado.

Por ello el paso tres es hacer un presupuesto: es preciso saber cuánto dinero deseas gastar en la remodelación. Quizá ya tengas un aproximado de los gastos, pero si no es así, lo más recomendable es que analices qué es lo que se va a modificar y cuánto capital se puede llevar. Esto implica cotizaciones de mano de obra y de los materiales que se requerirán. No olvides que al momento de solicitar varias cotizaciones, también hay que tomar en cuenta el plazo de garantía que te ofrezca cada una.

Paso 4. Realiza el cálculo

Si aun con todos los ejercicios que has hecho no te sientes seguro, existe una opción que te puede ayudar. El beneficio potencial de los resultados de renovación se puede resolver con la siguiente fórmula:

Valor potencial de la propiedad renovada, menos el valor actual de la misma, menos los costos estimados de remodelación, menos otros costos (como los seguros, los costos de operación y los gastos de venta). Esto es igual al beneficio o la equidad potencial.

Recuerda que el beneficio resultante cambiará si inflas el costo de renovación o si calculas mal el valor potencial de tu propiedad. Por ello, lo mejor es establecer contacto con profesionales del rubro, agentes inmobiliarios, un contratista y hasta con varios proveedores para asegurar que tu estimación sea tan confiable como sea posible.

Además, necesitas estar seguro de que podrás dedicar tiempo y esfuerzo suficientes para esta tarea y descubrir de esa forma si renovar sigue siendo buena idea o si es más una potencial pérdida de ingresos.

Cuando hagas números y estés realmente satisfecho con los resultados, prepárate para enfrentar cierto nivel de riesgo y comprométete con el proyecto. Con una buena gestión, planificación y ejecución, no solo obtendrás un beneficio, sino que también generarás en ti un auténtico sentimiento de logro. ¡Te deseamos la mejor de las suertes!

Editorial Metroscubicos

Anuncios

Convierte gastos hormiga en el enganche de tu casa

Imagen

El ahorro para el enganche de tu casa es uno de los más importantes que vas a hacer en tu vida. Y no, no te vamos a decir que con dejar de comprar un café en las mañanas vas a lograrlo. Sin embargo, esas fugas de dinero, esos gastos que se te escapan sí pueden representar un ahorro importante al año que te ayude a completar el enganche de tu vivienda, explica Giovanni Rueda, director de contenidos de Educación Financiera Banamex.

Según datos de Profeco los gastos hormiga pueden ser de entre 12,000 y hasta 30,000 pesos al año.
Tan solo controlar estos gastos y reducirlos suma al ahorro para tu casa.

Los gastos hormiga son esos que no tienes contabilizados, los que hacen que se te escape el dinero, los que haces sin anotar en tu presupuesto y son “una fuga de recursos”, dice Rueda.
Decimos que no podemos ahorrar o no podemos ahorrar más de lo que ya logramos, explica Rueda, pero concienciar los gastos hormiga ayuda a darte cuenta que sí puedes ahorrar.

Paso 1. Detecta los gastos.

No te desesperes, esto lleva tiempo. Haz un registro de gastos durante unos 15 días. Registra todo gasto que hagas, toda compra, toda propina todo peso que salga de tu bolsillo.

Para hacerlo más sencillo, descarga este formato que en automático calcula tus gastos hormiga de forma semanal, mensual y anual. Descubre el gasto que realmente representa el café diario y el paquete de galletas.

Paso 2. Según tu perfil, cuida ciertas plagas

Hay ciertos gastos hormiga que serán más frecuentes según si eres soltero, casado o tienes hijos. Tómalos en cuenta a la hora de revisar cómo gastas.

Solteros
– Comidas diarias en el trabajo.
– Cervezas del fin de semana con los amigos.
– Viajes de fin de semana no presupuestados. Se te cruza un puente y alguien te invita a la playa y te vas aunque tengas deudas pendientes. Esto es una fuga de dinero y cuando no lo tienes presupuestado es un gasto hormiga, casi plaga en sí mismo.
– Propinas.
– Estacionamientos, si tienes auto.

Casados sin hijos
– Detalles para arreglar la casa. Siempre hay algo que se te antoja arreglar en la casa o comprar para ella.
– Comidas y salidas con amigos no presupuestadas.
– Regalos para la pareja que no tienes contemplados.
– Propinas.

Casados con hijos
– Regalos para los niños fuera de lo establecido (cumpleaños, Navidad, Reyes vs. se portó bien hoy o hizo una gracia).
– Regalos para las fiestas de los amigos de los niños.
– Llevar a los niños al supermercado y dejarlos echar en el carrito todo lo que se les antoja.

Paso 3. Analiza el gasto y decide si puedes cancelarlo, cambiarlo o reducirlo.  Aquí hay cuatro ejemplos claves

1. Si eres fumador y compras tres cajetillas a la semana, son 126 pesos. Esto al mes: 504 pesos, y al año resultan en 6,048 pesos.
Y esto es lo que podrías dejar de gastar sí dejaras de fumar. Y si no quieres dejar de fumar, entonces solo incluye este rubro en tu presupuesto para que sepas verdaderamente a dónde se te va el dinero.
2. Si todos los días en camino a la oficina compras una botella de agua de un litro gastas 8 pesos diarios; 40 a la semana sin contar fines de semana; 160 al mes; y 1920 pesos al año.
Si una vez a la semana compraras en el supermercado un paquete de 6 botellas gastarías al año 1,200 pesos y podrías reducir tu gasto en 720 pesos.
Si cada gasto hormiga lo reduces de esta forma, podrás encontrar un ahorro extra para tu casa.
3. Si comes fuera de casa todos los días entre semana y gastas entre 50 y hasta 100 pesos diarios, digamos que a la semana en promedio gastas 400 pesos en comidas. Esto al mes son 1,600 pesos y al año son 19,200 pesos.
Este no siempre es un gasto hormiga pues muchos lo tienen en su presupuesto, no obstante, hay que analizarlo.
Si dejas de comer en la fonda dos veces a la semana puedes reducir este gasto a 14,400 pesos. Y aquí juntas otros 4,800 pesos para el enganche de tu casa.
4. Regalos para las fiestas infantiles. Si tu hijo tiene 20 compañeritos en su salón, es probable que lo inviten a 20 fiestas infantiles al año y deberás comprar 20 regalos. Si a cada regalo le inviertes 100 pesos, son 2,000 pesos al año que debes contemplar en tu presupuesto.
La forma de reducir el gasto aquí sería que tu hijo no fuera ajonjolí de todos los moles y se saltara algunas de las fiestas.

Paso 4. Incrementa el valor de tu esfuerzo

Ya diste dos pasos muy importantes y lograste un ahorro extra al año, ahora debes hacer crecer este dinero.
Primero al querer tu casa has establecido una meta de ahorro, algo por lo que vale la pena dejar de hacer otras cosas y esto es esencial para que el ahorro se convierta en un hábito, dice Rueda, y añade que el siguiente paso es invertir.

– Invierte en la afore:
Si logras un ahorro de 17,000 pesos al año de recortar tus gastos hormiga, alrededor de lo que Profeco calcula que representan en promedio los gastos hormiga en México, y lo inviertes en la afore al final del año tendrías un premio de 798.83 pesos y tu ahorro sería de 17,798.83. Esto bajó los supuestos de que recibas una tasa de interés del 4.69% y que el dinero permanece invertido un año entero, del 31 de diciembre de 2013 al 31 de diciembre de 2014.
¡Qué poco!, podrás gritar al leer esto, pero en realidad esos casi 800 al año no te los regala nadie. Y piensa que en el largo plazo obtienes rendimientos sobre los rendimientos anteriores, así que en un periodo de varios años esto podría resultar en una cantidad más interesante para completar tu enganche.

– Piensa en Cetes
Si hace 5 años hubieras ahorrado cada año 17,000 pesos en cetes a 28 días, hoy tendrías, según Asset Management de BBVA Bancomer, 92,064 pesos, un rendimiento de 8,064 pesos de los 84,000 aportados por ti.

– Largo plazo, me animo a la Bolsa
No todos tienen el estómago para invertir en la Bolsa Mexicana de Valores, pero si hubieras puesto desde hace 5 años tus 17,000 pesos hoy podrías tener 115,099 pesos, un premio de 31,099 por invertir en empresas mexicanas que cotizan en bolsa.
Esto bajo los datos que tomó Asset Management de BBVA Bancomer del rendimiento promedio del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de los últimos 5 años menos el 10% de la ganancia en Impuesto Sobre la Renta.
Este instrumento es solo para los que van a ahorrar a largo plazo y tienen el apetito de riesgo correcto.

– Si quieres algo medio, piensa en un fondo de inversión.
Si hubieras invertido este dinero en un fondo de inversión que tenga 50% en cetes y 50% del dinero invertido en Bolsa Mexicana de Valores, entonces aminoras el riesgo que puede dar solo tener acciones e incrementas el rendimiento de solo estar en renta fija. Hoy tendrías 102,777, un premio de 18,777 pesos por invertir tu dinero ahorrado, según datos de Asset Management de BBVA Bancomer.

Como ves todo empieza por poner en orden las finanzas y tener claro a dónde se va cada peso que ganas, y analizar a dónde quisieras que se vaya para convertirlo en un bien duradero como lo es una propiedad.

 

Editorial Metroscubicos

Prepara tu casa para venderla

190151-shopping-trolley

El tiempo promedio para vender tu casa es entre seis y ocho meses, sin embargo este plazo podría extenderse si no la preparas adecuadamente.

Evita los elementos negativos que causan mala imagen y podrían desalentar la compra.

  • Toma en cuenta que hay reparaciones que no tienen un costo económico significativo, como goteras y fugas de agua, pero el no arreglarlos dejan la impresión de que el mantenimiento fue deficiente, causando una mala idea en cuanto al resto de las instalaciones.
  • Revisa la fachada, si hay partes que estén deterioradas en cuanto a la pintura, siempre es conveniente repararlo. Recuerda que es posible que no te incremente el valor de la casa, pero te va a  ayudar a atraer más clientes y a tener una mejor posición para negociar el precio de venta.
  • Limpia tu jardín. Corta el pasto si ya está alto, arregla los árboles florales, retira las ramas y hojas secas, ordena los utensilios, limpia la banqueta, cochera, pasillos, riega antes de la visita las plantas y el jardín.
  • Un punto importante es que no haya indicios de humedad. Esto genera muy mala impresión, por ello reparar previamente la impermeabilización será una de los mejores gastos que puedas hacer en el mantenimiento e imagen de tu casa.
  • Dale formalidad a la visita, que el interesado entre por la puerta principal, asegúrate que esta no tenga rayones, que esté limpia, enaceitadas sus bisagras, limpios sus vidrios, que funcione el timbre, todos esos detalles seguro los va a notar tu cliente.
  • Prepara las instalaciones hidrosanitarias, ya que es muy normal que los interesados quieran revisar como anda la presión del agua, principalmente en la planta alta, que no haya fugas en los grifos ni en los sanitarios, así como que fluya correctamente el agua por sus drenajes.
  • La limpieza general de la casa es muy importante para causar una muy buena impresión, que los pisos, azulejos, ventanas, puertas, molduras y espejos, estén limpios. Busca remover manchas, arreglar áreas que les falte pintura, no trates de personalizar tus gustos en cuanto a colores, cuida que estos sean en colores claros o pastel, dejando abierta las posibilidades de aceptación a un mayor número de interesados.
  • Revisa que funcionen los contactos y apagadores, cambia las bombillas fundidas, muestra la casa con las luces encendidas, en lo posible que este todo brillante. Si la casa está deshabitada, llega algunos minutos antes y abre las ventanas para erradicar algún mal olor, y utiliza algún aromatizante eliminador de olores, o de una muy suave fragancia, recuerda que la primera sensación que se percibe al abrir una puerta es el olor, y es importante que este sea agradable.
  • Retira los muebles superfluos, que no se vea la casa atiborrada de ellos, porque darían la impresión de que los espacios son menores.
  • Limpia y desocupa los gabinetes de la cocina, de los baños, despeja los closets, despersonaliza la casa quitando fotografías familiares, deja esos espacios a la imaginación de los compradores.

Adicionalmente a estos consejos recuerda que el proceso de venta de una casa requiere de otros elementos como, contar con la ayuda de un agente inmobiliario que analice los precios de la zona y elabore una buena estrategia de mercadotecnia para promocionar el inmueble. Acércate a los expertos en el tema.

Editorial Metroscubicos

Funcionalidad aumenta precio de vivienda

venta-casa

El mercado inmobiliario en el Distrito Federal mantiene sus expectativas de crecimiento y tiene el potencial de convertirse en los próximos años en un negocio basado no sólo en la construcción, la venta y el arrendamiento de desarrollos habitacionales, sino también en un mercado cada vez más determinado por la generación de plusvalía que tiene que ver con el diseño y las adecuaciones de funcionalidad que se hacen en los bienes inmuebles ya existentes.

El arquitecto Paul Villaruel, fundador de la empresa Dix Aluminio, señala que el valor de los arrendamientos y la compraventa de propiedades no sólo se basa en su ubicación o la inyección de capital, sino que se vuelve cada vez más importante invertir de manera específica e inteligente en la generación de espacios interiores habitables.

Por otro lado, la oportunidad de hacer negocios ya no es exclusiva de los grandes hombres de negocios, hoy el mercado presenta oportunidades para quienes invierten en espacios ya construidos haciéndolos atractivos en función de su diseño y su configuración interior.

Aspectos que garantizan plusvalía

El valor del mercado inmobiliario en la Ciudad de México mantiene una tendencia a la alza, durante el primer trimestre de 2013, los precios de la se elevaron 5.35% con respecto al mismo periodo del año pasado de acuerdo a cifras de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF).

Este incremento es resultado de diversos factores como el estado general de la economía y el aumento en el número de transacciones de viviendas de valor medio y residencial, lo que en buena medida se relaciona con el diseño de interiores y el equipamiento de una propiedad.

¿Qué es la funcionalidad habitacional?

La ubicación de un bien inmueble tiene un impacto directo en su valor de venta o renta, pero cada vez tiene mayor relación con el valor agregado que representa su funcionalidad habitacional.

La funcionalidad habitacional es el proceso de convertir un espacio en un lugar habitable, más que la simple configuración doméstica que otorgan un techo y cuatro paredes, esto tiene que ver con la posibilidad de apropiarnos de él y hacerlo nuestro.

La diferencia entre tener éxito, o no, en el negocio de las bienes raíces se encuentra en la capacidad de ofertar, arrendar y vender departamentos o casas donde no solamente se pueda vivir, sino que también resulte posible habitar.

Generar funcionalidad habitacional es propiciar la identificación del inquilino o del propietario con su espacio doméstico, lo cual se consigue configurando espacios interiores que sigan la línea del diseño contemporáneo (percibido como de nuestra “época”) y permitiendo que su personalidad individual se configure en relación con el espacio (generar en él la idea de que el espacio que habita es único, solamente suyo).

El uso de materiales como el aluminio y el vidrio en cocinas u otros espacios interiores es una de las tendencias del diseño contemporáneo, su uso genera funcionalidad y produce la percepción de habitar una construcción nueva, incluso en el caso de propiedades antiguas que son remodeladas. El uso rentable de estos materiales evita la utilización de equipamiento de cocina y baño prediseñado, que la mayoría de las veces  es importado y de costo elevado.

Una estrategia eficaz para generar plusvalía en nuestras propiedades a través de la funcionalidad habitacional en el diseño de interiores es adaptar cocinas u otros espacios usando materiales como el aluminio y el vidrio. Debes guiarte por las dimensiones de cada habitación y usar mobiliario específico, evitando que sea de importanción. Ya sea que lo hagas por tu cuenta o con un contratista, tus costos se reducirán y aumentará el valor de tu inversión.

Un proyecto inteligente no diseña el espacio interior en función de la compra de mobiliario y equipamiento, sino que proyecta esos dos aspectos usando los materiales adecuados según las necesidades de cada espacio doméstico. De esa forma, genera verdadera funcionalidad habitacional y configura un diseño interior único de mayor valor agregado para una propiedad.

Editorial Metroscubicos

Infografía: Paso a paso para rentar

Imagen

Ya sea que tienes planes de independizarte o si estás a punto de iniciar tu vida en pareja, seguro consideras rentar. Este es un gran paso y por ello te guiamos en el proceso, te decimos qué hacer desde que surge la idea, hasta el momento de materializarla para garantizar tu seguridad y satisfacción.

Imagen

Plan de 6 pasos para acercarte a la meta de comprar casa

House-In-Hands

Si en tu lista de propósitos está comprar casa, pero temes que tu economía familiar no te permita lograrlo, nuestros especialistas te dicen cómo llegar a la meta en seis pasos.

Este es el plan: preparar tu bolsillo para buscar un crédito de vivienda en noviembre de 2014, aunque tengas deudas y un historial desfavorable en el Buró de Crédito ¿Imposible? Los expertos te dicen cómo lograrlo en seis pasos bimestrales.

Paso 1: haz un diagnóstico de tu finanzas

Cuándo: enero-febrero

“En el mundo de las finanzas personales hay una regla: 70 por ciento de tu ingreso es paratransporte, salud, educación y vivienda (esta última incluye renta y lo que necesites para tu manutención, como la comida); el restante 30 por ciento debe destinarse al ahorro, el entretenimiento y las deudas”, comenta Juan Pablo Zorrilla, codirector general de Resuelve tu Deuda.

Si tu 30 por ciento está destinado sólo a pagar deudas, de momento no puedes contraer un compromiso más, y mucho menos el de una casa.

Enero es un buen mes para hacer un análisis de tus finanzas personales, porque así te darás cuenta a tiempo de que, si realmente quieres encaminarte hacia tu nueva casa. Es más: parte de tu aguinaldo es una buena oportunidad para resolver tus deudas.

Paso 2: diseña un plan de “limpieza”

Cuándo: marzo-abril

Año nuevo, vida (financiera) nueva. Tienes que eliminar las deudas y resolver los problemas de tu historial crediticio. Zorrilla recomienda “eliminar tus deudas de consumo. La tarjeta de crédito debe quedar en ceros”. Los intereses que le pagas al banco te quitan parte del dinero que podrías pagar por una hipoteca. Quiz? por este año las vacaciones de Semana Santa deberán esperar.

En cuanto a cómo borrar tus malas notas del Buró de Crédito, la solución es pagar lo antes posible, porque incluso después de haberlo hecho, tu reporte de crédito tardará 90 días en quedar “limpio”. Otra opción es solicitar apoyo de una reparadora de crédito.

Reparadores de crédito

De acuerdo con la Condusef, actualmente en el país sólo hay tres empresas reparadoras de créditosupervisadas:

  1. Deuda Fin www.deudafin.com
  2. Reparadora Nacional de Crédito (Renace) www.reparadoranacionaldecredito.com
  3. Resuelve tu Deuda www.resuelvetudeuda.com

Paso 3: comienza tu plan de ahorro

Cuándo: mayo-junio

Una vez liberado de tus lastres financieros, la meta es comprar tu casa con un enganche que sea lo más grande posible. Para eso tienes que ponerte a ahorrar de inmediato. Para lograrlo sigue la regla búsica financiera: treinta por ciento de tus ingresos deben ser ahorro para el enganche, pero cuando obtengas tu crédito, ese 30 por ciento deberás destinarlo a pagar la hipoteca”.

Comienza tu plan de ahorro haciendo un presupuesto para saber cuánto gastas, cuánto recibes mensualmente y dónde podrías lograr ahorros. Por cierto: el reparto de utilidades no le caería mal al cochinito.

Paso 4: utiliza tu Subcuenta de Vivienda

Cuándo: julio-agosto

Tienes poco tiempo para ahorrar, “así que un buen apoyo es utilizar los recursos que has acumulado en tu Subcuenta de Vivienda de Infonavit o Fovissste”, comenta Flavio Franyuti, director general de Crediteka.

Investiga con tu Afore de qué monto dispones. La institución financiera en la que pretendes apoyarte te brindará asesoría sobre la forma en que puedes utilizar ese ahorro.

Paso 5: elige la casa según tus posibilidades (pero sigue ahorrando)

Cuándo: septiembre-octubre

La clave es dar el mayor enganche posible. De acuerdo con Franyuti, de Crediteka, en general se trata de aportar 20 por ciento, aunque ?”lograr un anticipo de 30 por ciento te permitir? tener una deuda más manejable frente a los imprevistos”, recalca Zorrilla, de Resuelve tu Deuda.

Para saber qué tipo de casa puedes comprar, Franyuti recomienda lo siguiente:

¿Para qué me alcanza?

Multiplica tu ingreso bruto (antes de impuestos) por 40; el resultado es el valor de la casa que puedes comprar.

Te sugerimos hacer esta operación con tus ingresos netos, pues con el dinero que llega a tu bolsillo pagarás la hipoteca.

2. Enganche

Para saber cuánto debes ahorrar, multiplica el valor de la casa por 0.2 o 0.3 para calcular a cuánto asciende el 20 o el 30 por ciento.

3. Otros gastos

También considera los gastos de escrituración, que oscilan entre el 6 y el 8 por ciento, dependiendo de la entidad federativa. Multiplica el valor de la casa por 0.08.

Como ves, primero debes determinar tu situación económica y adaptarte a tu realidad, y luego elegir la casa de tus sueños.

Te aseguramos que tu cuenta de ahorro no despreciará la prima vacacional que recibias.

Paso 6: solicita tu crédito (ajá: ¡sin dejar de ahorrar!)

Cuándo: noviembre-diciembre

En la actualidad el mercado hipotecario ofrece diversas opciones de financiamiento. Te sugerimos comparar al menos tres productos distintos.

De acuerdo con los pasos que te hemos propuesto, para estas fechas se habrá cumplido un año desde que iniciaste el camino hacia tu nueva casa. Te habrás librado de las deudas y el historial negativo en el Buró de Crédito, pero lo más importante: llevarás una racha ahorrando 30 por ciento de tu sueldo para pagar el enganche de tu nueva casa.

Los sueños se alcanzan durmiendo; las metas se alcanzan trabajando. ¡Yá estás listo para alcanzar la meta de tener tu propio hogar!

Editorial Metroscubicos

Consejos para vender tu casa

www.Hogaria.mx-Como-Vender-mi-casa

¿Has pensando vender tu casa pero no sabes por dónde empezar? Te compartimos algunos tips para que vender tu casa no sea un problema y, por el contrario, lo logres con éxito.

Analiza tu motivación: ¿qué es lo que te hace vender tu casa? Saberlo te ayudará a  delimitar el tiempo en que necesitas que se venda. Algunas de las razones principales para vender una propiedad son familiares, económicas y laborales.

Puede ser que estés pasando un buen momento y busques una mejor zona, o bien, que te encuentres en medio de una crisis y necesites una casa que se adecue a tu nuevo presupuesto.

Otra razón bastante común es el ámbito laboral. Es probable que tengas un mejor trabajo y tengas que mudarte a otra ciudad o simplemente busques acercarte a tu oficina actual. También puede ser el caso que la familia haya crecido y necesites un lugar más amplio.

Ten presente que no es lo mismo tener que vender tu casa en tres meses porque te tienes que mudar a otra ciudad a venderla en un año porque estás pensando hacer crecer la familia.

Asesórate con un profesional: lo más recomendable es contar con los servicios de un profesional. Muchos propietarios no invierten nada en vender su casa y se limitan a poner el típico cartel “Se vende” o a anunciarlo en portales inmobiliarios gratuitos. Sin embargo, esto no es suficiente, pues si quieres competir con el resto de viviendas que están a la venta, es importante diferenciarte de ellas.

Es aquí cuando una oficina inmobiliaria es sumamente útil. Ahí cuentan con la experiencia, el conocimiento, las estrategias de marketing,  de venta y  de negociación para vender tu casa en el momento justo y al mejor precio para que tanto tú como el comprador queden satisfechos.

Para elegir una agencia o un agente inmobiliario debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Servicio al cliente: que sea una persona con la que te sientas a gusto, que sus intereses coincidan con los suyos y que cuente con la suficiente experiencia en el mercado.
  • Plan de marketing: el precio es importante pero también el plan de marketing, es decir, las acciones que se van a hacer para vender su casa. Solicítalas por escrito y pide que exista un compromiso.
  • Si trabaja en una zona determinada de la ciudad.
  • Si se especializa en cierto tipo de propiedades.
  • Los procesos de venta y el tipo de contrato que maneja.

Elegir de la mejor forma requiere un poco de esfuerzo pero vale mucho la pena al considerar que la compraventa de un inmueble que forma, o formará, parte de nuestro matrimonio debe tener la máxima garantía de legalidad.

Agradecemos a Alfa Inmobiliaria esta información.

Editorial Metroscubicos