Publicaciones etiquetadas con: estres

¿Cómo lidiar con el estrés de vender tu casa?

redimensionar

Cuando comienzas con la experiencia religiosa de vender tu casa, son tantos pendientes y trámites a realizar que tus niveles de estrés aumentan, tanto que puede compararse con acontecimientos como un divorcio, la bancarrota o incluso la pérdida de un ser querido.
De acuerdo con la Dra. Susan Biali, especialista en el bienestar físico y mental, “el estrés afecta a casi todos los sistemas del cuerpo, por lo que te pone de mal humor, disminuyendo la eficacia del sistema inmunológico y aumentando tu nivel de azúcar en la sangre así como presión arterial”. Estos males harán que experimentes un envejecimiento más rápido.
El estrés no sólo te afecta a ti sino a la gente que te rodea. Cuando llevas a cabo el proceso de vender tu casa con algún familiar o quizá tus amigos e hijos son capaces de percibir esta reacción que incluso puedes pasarla de una persona a otra como si fuera un virus.

Por eso, antes de explotar esa tensión física y emocional, te recomendamos algunas estrategias para disminuir el estrés que te causa vender tu casa y todo lo que ello implica.

1. Prepárate

Uno de los aspectos más estresantes en el proceso de vender una casa, se produce cuando no todas las partes están de acuerdo. Necesitas entablar una muy buena comunicación con tu agente inmobiliario o la persona que te esté ayudando a vender la propiedad, y sobre todo involucrarte con todos los detalles, para no perder de vista nada.

Antes de anunciar tu casa, pon sobre la mesa tus expectativas sobre el precio, cómo sería la negociación y tómate tu tiempo para juntar los papeles que necesitas, así como informarte sobre el pago de impuesto por compraventa y todos los aspectos ante los que debes prepararte.

Tu agente inmobiliario será tu mano derecha en esta parte del proceso, y también estará ahí para responder a todas tus dudas. Apóyate en los especialistas. Si te preparas con tiempo, no habrá momento para vivir estresado.
2. Respira profundo

Cuando estás en medio de una situación de estrés, según un artículo de Harvard Business Review, debes identificar cuáles son tus señales fisiológicas de estrés para trabajar con ellas y aliviar la tensión.

En otras palabras, se trata de reconocer tus síntomas: ¿Te duelen los hombros, tu cuello se tensa, sientes que la cabeza te explotará, comienzas a encorvarte o simplemente sientes que odias a toda aquella persona que se cruza por tu camino?

Haz tres respiraciones profundas y largas, a continuación relaja los hombros, extiende tu cuello y afloja la mandíbula. Cuando sientas que ahí vienen los síntomas, vuelve a respirar y tómate un minuto para canalizar tus emociones con relación a tu sentir físico.

3. Sal a caminar

Si vives bajo el estrés en el proceso de vender tu casa, lo mejor que puedes hacer es cerrar por un momento el pergamino de pendientes y salir a caminar. Mejor aún, haz un paso largo o anímate a correr un poco. El paisaje en combinación con las endorfinas que estás liberando, es un levantador de ánimo que te ayudará a aliviar el estrés.

Tomarte el tiempo para aclarar tu cabeza te dará una nueva perspectiva sobre cómo lidiar con el problema. Recuerda que el mundo es grande, y tus problemas son pequeños, al final todo saldrá bien.

4. Calla a tu mente

Si tu mente es una montaña rusa que va y viene en preocupaciones, ese estado caótico de la mente está causando estragos físicos y emocionales. Una buena solución es la meditación.

La meditación aumenta la felicidad, mejora la concentración, retrasa el envejecimiento, y lo más importante es que permite que la mente descanse.
Olvídate de todas las imágenes estereotipadas que se ejecutan a través de su cabeza. No es necesario quemar incienso ni cantar “om”, en realidad la meditación es una práctica muy sana. Te llevará el tiempo que tú quieras dedicarle, con 5 minutos al inicio, basta.

Puedes sentarte en una silla o en tu cama antes de levantarte o de dormir, cierra los ojos y respira profundamente, calla tu mente y aleja cualquier pensamiento.

5. Enfócate en lo que sí puedes controlar

Por desgracia, el estrés se ha convertido en un referente de la vida moderna y, la venta de tu casa realmente puede amplificar la ansiedad. No podemos controlar todas las incógnitas durante el proceso de venta, pero podemos controlar cómo reaccionar ante ellos.

Frente a la situación de frente y la utilización de algunas de las herramientas anteriores pueden marcar la diferencia. Enfócate en preparar la venta de manera gradual, sin prisas, con asesoría y paso a paso. Controla lo que está de tu lado.

Editorial Metroscubicos

Anuncios
Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Cómo combatir el estrés de comprar casa

Imagen

¿Será buen momento para comprar? ¿Qué hipoteca me conviene? ¿Mi empleo sobrevivirá al próximo recorte? ¿El vendedor me estafará? ¿Me cumplirá el desarrollador si compro en preventa? ¿Tendré trabajo en 10 años?

Comprar una casa es un proceso tan complejo que es común que algunas etapas causen estrés, especialmente si su buena marcha no depende de ti, sin embargo, en las decisiones que sí te conciernen, mucha de esa ansiedad puede eliminarse si estás bien informado y tienes buena planeación.

A continuación te presentamos un recuento de los diferentes momentos por lo que pasarás si vas a comprar una casa y algunas de las problemáticas que te pueden causar ansiedad. Si ya estás a medio proceso, también te servirá para concluirlo con menos sobresaltos.

El primer gran paso

Decidir que es momento de comenzar a formar tu patrimonio implica que ya te autoevaluaste y el resultado fue a tu favor tanto emocional, laboral y financieramente.

Para tomar la decisión con seguridad, revisa lo siguiente.

Es un deseo o necesidad personal. Quieres ser propietario, es una idea que ya se plantó en tu cabeza y llena tus anhelos. No quieres hacerlo sólo para que tus padres, amigos y hermanos dejen de molestare con lo importante que es un patrimonio.

Tus planes profesionales están cumplidos. Ya diste por concluido el tema académico, hacer una maestría o postular para algún otro grado o beca en el extranjero no son un sueño en tu vida (o ya lo hiciste).

Soltero o casado, tienes claros tus planes personales, de pareja e hijos. En tu empleo no se prevén cambios de residencia.

Eres emocionalmente estable. Adquirir un compromiso tan importante cuando tu vida sentimental atraviesa malos momentos no es buena opción. Una deuda en pareja a largo plazo puede ser un tema difícil de manejar emocional y legalmente, si llega una separación definitiva.

Tu carrera va viento en popa. Te es posible considerar que tienes un buen futuro en la empresa que trabajas, al menos por tres años. Evalúa tu futuro productivo y recuerda que el mexicano alcanza su mayor nivel de ingresos entre los 45 y 50 años de edad.

Tus finanzas personales son sanas: No tienes deudas grandes. Llevas un presupuesto mensual bien balanceado donde integras conceptos como: ahorro, fondo para salud, fondo para imprevistos y emergencias.

Compromiso a largo plazo

¡Felicidades! Ya lograste manejar el estrés inicial y decidiste qué momento de convertirte en propietario. No obstante, el tamaño de la inversión y la larga vida de la deuda, en caso de que requieras un crédito hipotecario para realizar la compra –que es lo común-, pone nervioso a cualquiera.

Toma tu tiempo para investigar las opciones de financiamiento que existen en el mercado. Revisa cuidadosamente los estilos de financiamiento y las condiciones del mercado privado y público, así como las propuestas de autofinanciamiento que existen. Elige el que se adecua a tus necesidades.

Si optas por crédito de un banco o sofol, compara las propuestas para decidir cuál es la mejor para ti. No desdeñes el apoyo de un asesor hipotecario. Ellos no te cobrarán por el consejo y te darán seguridad en tu elección. Eso sí, procura que sea un asesor serio, que trabaje con la mayoría de los bancos y sofoles.

Reúne al menos 20% del costo de tu casa para el enganche. Algunas instituciones te piden menos, pero recuerda que mientras mayor sea el enganche, menor será tu deuda y los intereses por pagar.

¿Es ya tu segunda vez y ocuparás tu primer inmueble como enganche? No firmes contrato de compra-venta si aún no vendes tu casa o tienes al menos tres ofertas de compra en firme.

Compaginar los tiempos es difícil, pero será menos oneroso pagar renta un par de meses o pedirle hospitalidad temporal a un familiar, que enfrentar penalizaciones por no concluir la transacción de compra en los tiempos que estipulaste en el contrato.

Si estás esperando vender para comprar, pero ya encontraste tu casa ideal, asesórate para que el contrato de promesa de compra te proteja en caso de retrasos en la venta de tu anterior inmueble. Estipula claramente las fechas de pago de anticipo y de liquidación del inmueble.

Es importante que tengas en mente, pero sobre todo en la mano, toda la documentación que te pedirán en el banco y en la notaría para llevar a cabo la compra. De esta forma evitarás retrasos por trámites y burocracia que tú no controlas.

Si eres derechohabiente de Infonavit, pero tu mejor opción es un crédito bancario, toma el Apoyo Infonavit: las aportaciones patronales amortizarán de a poco tu crédito, y si pierdes tu empleo podrás utilizar tu Subcuenta de Vivienda para mantenerte al corriente con tus pagos.

Comienza la búsqueda de financiamiento primero que la de casa. Precalifícate y detén el proceso, así sabrás cuál es tu rango de precios para buscar.

En busca de la mejor opción

Para muchos, el momento más complicado del proceso llega con la hora de buscar su casa ideal. Ojo, no se trata de la casa de tus sueños, sino la ideal para cubrir tus necesidades de espacio y ubicación actual, y adecuada a tu presupuesto. Nada fácil y muy estresante.

Apóyate en un profesional inmobiliario experto en la zona donde quieres comprar. Te ahorrará al menos 70% del tiempo de búsqueda, pues evitará que pierdas el tiempo con propiedades que no llenan tu perfil.

La intervención de un asesor inmobiliario también te garantiza que el precio es adecuado al mercado –pues lo conocen-, se encargará de revisar que los papeles están en regla, y dará un primer vistazo a la propiedad para conocer su estado físico.

Si prefieres hacerlo sólo, optimiza tu búsqueda: Define perfectamente tus necesidades de espacio y ubicación, así como un presupuesto realista. Si sabes lo que buscas, es más fácil encontrarlo.

Si comprarás en pre venta, precalifícate y detén el proceso mientras se acerca la fecha de entrega pactada con el desarrollador. Un par de meses antes, checa el avance de la obra y platica con tu vendedor para saber si no han recorrido la entrega. Si todo marcha en tiempo, retoma tu proceso de crédito.

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.