Publicaciones etiquetadas con: departamentos

AMPI descarta aumento en precio de inmuebles

lll

 

El presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) sección Ciudad de México, Ernesto Meana Sariñana, descartó que haya una burbuja inflacionaria en este sector, o que se dispare el precio de los inmuebles.

Aseguró que el sector inmobiliario se encuentra blindado ante factores como la volatilidad de los mercados financieros globales, situación que ha pegado con la depreciación del peso.

“Sí hay inflación, pero es de carácter mundial y tiene que ver más con reservas de petróleo y a una economía globalizada. En materia inmobiliaria, la ley de la oferta y demanda es la que regula el manejo y la operación de la renta y compra de un inmueble”, aclaró.

No obstante, reconoció que hay inmobiliarios que especulan y generan un tema de conflicto, por lo que recomendó tener prudencia, “y quienes tenga interés en adquirir un bien inmueble, que inviertan en bienes raíces racionalmente para evitar caer en un juego de especulación”.

En un comunicado, consideró que los recientes ajustes del dólar frente al peso tienen un impacto importante, en tanto no trascienda a insumos o materias primas del extranjero.

En ese sentido, estimó que los desarrolladores inmobiliarios tienen capacidad probada para contener un posible impacto negativo del peso frente al dólar; “lo ha indicado la autoridad fiscal, Hacienda lo ha manifestado y no tenemos por qué tener un temor”, dijo.

Respecto al encarecimiento que ha tendido la vivienda en la Ciudad de México, explicó que en los últimos cinco años se ha registrado un incremento de 20 por ciento en promedio.

“El incremento ha sido por zonas y tienen que ver distintos factores, entre ellos la especulación o el desarrollo comercial; por eso debe estudiarse la oferta y ver qué capacidad de compra tiene el comparador, o los créditos hipotecarios”, refirió.

Expuso que en la actualidad dichos créditos tienen tazas de referencia económicas razonablemente conservadoras y sin movilidad, sólo con su desliz inflacionario.

Ernesto Meana señaló que la AMPI trabajará este año con las autoridades locales e integrantes de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, en un ámbito de generar normas, ideas e iniciativas que contribuyan a actualizar el marco normativo en materia de desarrollo urbano y vivienda.

“Esta ciudad debe crecer con orden y hacia arriba; con desarrollos verticales, razonables y sustentables. De allí la importancia de trabajar como asociación con el gobierno de la Ciudad de México, específicamente con la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) y con la ALDF”, concluyó.

Fuente: Notimex

Anuncios
Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Cómo potenciar las ganancias de tus rentas

47

Si vives de tus rentas sabes que no es como comprar un CETE y recibir intereses mes con mes. Las posibilidades de enfrentarte a problemas con malos inquilinos, el riesgo de tener el departamento sin alquilar y no hacer rendir tu inversión, o de no tener el tiempo suficiente para administrar correctamente tus inmuebles es una realidad diaria.

Rodrigo Barrera, fundador de Club de Rentas, explica que “en México, el 99% de las rentas se realiza entre particulares, mientras que en Estados Unidos 1 de cada 3 viviendas es administrada por empresas profesionales”.

Esto tiene que ver, ahonda el experto, con el tema de impuestos, pero también con que hay muy pocas empresas de servicios de administración que ofrezcan una solución integral, “desde la búsqueda y perfilamiento de inquilinos, una oferta y contrato a la medida, y labores de cobranza preventiva y correctiva, mucho menos son las que asesoran al propietario en la parte fiscal” explicó.

Qué es la mutualidad de rentas

Si bien algunas de estas empresas de administración pueden hacer que el propietario se desentienda de la renta y gane más, ninguna en lo individual puede generarle un flujo constante o minimizar el gasto relacionado con juicios o casos extremos.

Una mutualidad de rentas es un esquema innovador en el que participan varios propietarios que juntan sus rentas en una misma cuenta para repartir ingresos y gastos entre todos. De esta manera, cada propietario que participa no deja de recibir ingreso, esté o no ocupado su departamento, y tampoco se ve afectado directamente en caso que se tenga que entablar un juicio de cobro y desalojo.

Rodrigo Barrera puntualizó las principales cualidades de una mutualidad:

  • Se trata de un Fideicomiso de Administración y Pago, seguro y transparente, en el que cada propietario participa proporcionalmente al valor de la renta que tiene contratada.
  • Una empresa profesional se dedica a administrar todas las rentas, cubrir los pagos de mantenimiento y las cosas que necesite cada propiedad para volverla a rentar.
  • El propietario recibe ingresos mes con mes, independientemente de la situación de su departamento.
  • En una mutualidad de rentas se mezclan solo las rentas y no las propiedades, lo que significa que te mantienes siempre como dueño. No hay gastos notariales, ni impuestos de traslado de dominio, e incluso una propiedad hipotecada puede participar en ellas.

Este es un pool de rentas, que no hay que confundir con los Fondos de Inversión de Inmuebles en Renta o FIBRAs en donde sí hay gastos e implicaciones en la propiedad.

En cierta manera, estamos democratizando las herramientas con las que las grandes FIBRAs administran sus propiedades para ponerlas al alcance de los particulares. Es la forma de administrar las rentas del nuevo milenio”, finalizó Barrera.

¿Cuánto te cuesta participar?

Cada participante de este fideicomiso debe aportar 4.2% sobre el valor de su renta, para la búsqueda y selección del inquilino. Además. 9.9% mensual por servicios de cobranza.

Generalmente el contrato de sesión de derechos de renta es por 5 años, aunque puedes retirarte anticipadamente con una pena correspondiente, que no es mayor a lo equivalente a dos meses de renta

Fuente: Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, inmuebles, propiedades | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Cómo elegir el mejor crédito hipotecario

como_elegir_credito_hipotecario_sugerencia_tu_decide_11_06_20

Un crédito hipotecario es una de las herramientas más utilizadas para adquirir una vivienda. Y aunque escuches que muchos temen tramitar este tipo de financiamiento, la verdad es que hoy día una hipoteca a la medida y bien elegida no necesariamente será una carga en tu vida financiera.

Actualmente las tasas hipotecarias están más bajas que nunca, no se ha cerrado la llave a los créditos –aún con la volatilidad económica- y se espera que a futuro se mantenga la demanda, así que la hipoteca es un buen instrumento para crear patrimonio.

Pero, antes de presentarte las tres claves para que elijas el mejor crédito, entérate cómo puedes prepararte para una hipoteca y qué otros elementos debes comparar para estar listo para comprar tu casa.

Primero prepárate

Antes de hablar con el asesor de alguna institución financiera, haz la tarea e infórmate sobre el lugar donde estás parado -financieramente hablando- y qué créditos hay en el mercado.

Haz tu presupuesto: Lo primero que debes saber es cuánto puedes pagar al mes por tu hipoteca. Prepara tu presupuesto y revisa cuánto puedes pagar de mensualidad de una hipoteca. Ésta no debe ser mayor al 30% de tus ingresos mensuales brutos.

Navega la red: Para saber qué hay en el mercado, debes saber qué instituciones financieras te pueden prestar dinero y con qué condiciones. Si surgen dudas, acude a la institución para pedir informes.

Recuerda que cuando compares los productos de cada institución debes hacerlo con créditos similares, es decir, que sean por el mismo número de años y monto que vas a dar como enganche.

Conoce los elementos generales

Para poder comparar y escoger debes entender los componentes que hacen al crédito. Estos son algunos de los elementos generales:

El enganche: Los bancos y las Sofoles financian hasta alrededor del 80% del valor de la casa, por lo que el enganche debe ser del 20% mínimo. Este monto es lo que debes tener ahorrado para empezar el proceso de la compra.

Si la casa vale hasta 3 millones de pesos es probable que puedas obtener el 80% del valor o hasta un poco más, pero si la vivienda cuesta más el financiamiento puede ser de un 70 por ciento.

Comisión por apertura de crédito: Este costo depende de la institución financiera a la que solicites la hipoteca, pero puede llegar a ser de hasta 2.7% del monto que pidas para la compra. En el caso de una casa de 1 millón de pesos, una comisión por apertura de 2.7% es equivalente a 27,000 pesos, y sí puedes encontrar un ahorro con un crédito con una comisión de 1%, equivalente a 10,000 pesos.

Los seguros: Todo crédito hipotecario incluye seguros y hay que comparar qué es lo que ofrecen. Analiza el seguro por desempleo, qué pasa si te quedas sin trabajo y qué debes hacer para hacerlo válido. También revisa que tengas seguro por daños que protegerá al bien inmueble de un desastre natural durante la vida del crédito.

3 claves que hacen la diferencia

Para escoger el mejor crédito para ti, además de los elementos antes mencionados, debes tomar en cuenta estos factores:

1.- La amortización: Esto es el monto de la mensualidad que pagas que se va al pago del crédito y no a los seguros o intereses. Para poder saber este dato debes solicitar la tabla de amortización a la institución financiera que te otorgue el crédito y comparar. Sobre todo, debes comparar cuánto has pagado para el año 8 de la vida del crédito, que es el momento en el que te darás cuenta -de forma simple- qué crédito te permite amortizar más a capital. Un crédito en el que no amortizas capital no te ayuda a crear patrimonio.

2.- El plazo: En un crédito a largo plazo el que más se recomienda es el de 15 años. Primero averigua si la institución ofrece un crédito a 15 años. Si la mensualidad es muy alta para tu presupuesto, es probable que estés adquiriendo una casa muy cara para tu capacidad financiera. Si debes aumentar el plazo para lograr la compra, hazlo, pero no subas a más de 20 años.

La diferencia entre mensualidades no es mucha, pero sí hay diferencia cuando se contempla el crédito junto con los otros elementos, por eso se recomienda este periodo. En un crédito a 15 años por un millón de pesos pagarías 13,300 pesos al mes, a 20 años pagarías 12,700 pesos, y a 30 años 12,300 pesos.

3.- La denominación: Puedes conseguir créditos hipotecarios en pesos, Udis o salarios mínimos. La opción más recomendable es tomar una hipoteca en pesos para que sepas siempre cuánto vas a pagar al mes. Si la tomas en Udis o salarios mínimos, conforme pase el tiempo pagarás más al mes porque dependen de la inflación.

Categorías: casas, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, locales, propiedades, terrenos | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Rentar es tirar tu dinero a la basura?

Imagen

Este espinoso tema es abordado por Sofía Macías en su nuevo libro Pequeño Cerdo Capitalista,inversiones para hippies, yuppies y bohemios, dentro del capítulo de Bienes Raíces. Te compartimos un extracto de dicha publicación con los mejores consejos sobre el tema.

En nuestra mexicanísima cultura de amor a los ladrillos y pensar que la casa es la mejor inversión, ¿quién no ha escuchado aquello de que “rentar es tirar el dinero a la basura”? Creo que a todos los que ya están llegando a sus treintas y viven solos les ha tocado el respectivo sermón de los papás, al menos una vez, para que se apuren a comprar una casa y “hacerse de un patrimonio”.

Pues, sorpresa, hay algunos casos en los que rentar te conviene más. Hay casos y perfiles de inversión para los que conviene rentar, en lugar de comprar un bien inmueble para habitar. Una de las cosas que la mayoría de la gente no toma en cuenta es que comprar un bien inmueble en el que vas a vivir implica tener cierto capital inmovilizado, mínimo el enganche o el total del precio del inmueble, si lo compraste al contado. Si tienes alternativas de inversión que con ese monto te generen rendimientos considerablemente superiores a la renta, como un negocio o incluso otros bienes inmuebles, es posible que te convenga pagar alquiler, en lugar de descapitalizarte adquiriendo una vivienda.

Esta estrategia es un poco volver al costo de oportunidad, ¿dónde te va a dar más ese dinero? ¿Cómo afecta el rendimiento el uso que le das? Aquí entra un miedo muy comprensible que es “¿pero si mi inversión o negocio sale mal? En ese caso mejor tener al menos casa, en lugar de quedarme en la calle”. Y por eso también decía al principio que depende del perfil: alguien que tenga un perfil más conservador, para quien la idea de rentar sea contra sus prioridades o que sus inversiones tengan microrendimientos, no lo va a hacer, en cambio, a alguien más agresivo que tiene alternativas más rentables de inversión, esto no le preocupa porque al final siempre sacará para vivienda con sus inversiones y negocios. Puede o no ser una alternativa para ti, pero es interesante verlo desde puntos de vistas menos tradicionales y más financieros.

Eso es por el lado de la inversión, pero ¿a nivel patrimonial hay casos en los que conviene alquilar en lugar de comprar? Sí: te puede convenir rentar en lo que ahorras para un mayor enganche de una casa (y así mejoran las condiciones de tu crédito); si te cambiaste de ciudad y necesitas familiarizarte con ella antes de comprar; si la casa donde vivías con toda la familia les queda grande, se la puedes rentar a terceros en un monto más alto del que te costará a ti rentar en otro lado (te quedas con la diferencia). Puede haber más ejemplos, pero éstos son los principales.

Los beneficios en números

En México, las rentas son normalmente más baratas que las mensualidades de un crédito hipotecario para un mismo tipo de inmueble (aunque puede depender del enganche y otros factores). Lo interesante sería cómo puedes aprovechar ese ahorro.

¿Cuándo, sí estás tirando el dinero a la basura con una renta?

  • Cuando alquilas algo que absorbe todo tu capital y te quedas sin posibilidad de ahorrar.
  • Cuando rentas y te gastas lo que te queda libre en chucherías o en aumentar artificialmente tu nivel de vida, en lugar de ponerlo a trabajar más.

Como ven el tema de las rentas es controversial porque se tiende a mezclar el enfoque patrimonial con el de inversión. Decidir si es una opción para ti depende de tu plan de vida y perfil de inversión.

Este es un extracto del capítulo Bienes Raíces del libro Pequeño Cerdo Capitalista, inversiones para hippies, yuppies y bohemios. La publicación ya está disponible en las principales librerías del país.

 

* La autora es especialista en educación financiera. Síguela en Twitter: @SofiMaciasL

Categorías: casas, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, locales, propiedades, terrenos | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Tipos de departamentos ¿Cuál es para ti?

departamentosSegún tu perfil y el monto que tengas para invertir, puedes escoger entre estas opciones:

Loft: esta vivienda de espacios abiertos sin divisiones es muy popular entre jóvenes solteros aunque algunas parejas de recién casados también los buscan. Frecuentemente se ubican en zonas céntricas y no siempre tienen áreas verdes, sin embargo, suelen contar con algunas amenidades.

Departamento tradicional: generalmente es sólo un edificio con vigilancia. Los departamentos tienen entre una y dos recámaras y van de los 60 a los 80 metros cuadrados. Esta opción es popular entre matrimonios jóvenes con un solo hijo o parejas de retirados.

Desarrollos residenciales: son departamentos de más de 100 metros cuadrados y algunos pueden tener pequeños jardines privados cuando están en la planta baja. Tienen diversas amenidades: alberca, áreas verdes, gimnasio, casas club y vigilancia las 24 horas del día. Son el favorito de parejas de más de 35 años y más de un hijo que desean establecerse por un periodo largo.

Uso mixto: este estilo de vivienda mezcla la parte de vivienda con la comercial. Son edificios que tienen acceso a centros comerciales o por lo menos algunos locales, desde restaurantes hasta bancos. Son la opción más atractiva entre jóvenes solteros o parejas mayores, normalmente están localizados en áreas cercanas a los centros de las ciudades.

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Consejos para rentar una habitación

Imagen

Si tienes la intención de rentar una habitación, te decimos algunos de los aspectos que debes cuidar para que encuentres un inquilino de forma rápida y segura.

Aunque parece complicado, establecer las reglas al rentar una habitación es más sencillo de lo que piensas. El primer paso es decidir qué clase de persona quieres tener como inquilino. Una vez establecido el perfil, lo siguiente es determinar el precio de la renta que depende de varios factores:

1.- Si la habitación está amueblada o no

2.- La ubicación y antigüedad de la casa

3.- Generalmente la renta incluye el pago de agua, luz y gas

4.- Si la habitación tiene teléfono el alquiler es más caro

5.- Si el alquiler incluye alimentos aumenta el precio

6.- Si la habitación tiene entrada independiente o no

7.- Si tienes la intención de rentar a estudiantes y si la casa está cerca de una escuela, esto también se toma en cuenta.

Elaboración del contrato

Los aspectos que generalmente se citan en un contrato son:

1.- El monto de la renta  mensual

2.- Si quedan prohibidas o no las mascotas

3.- Si al término del contrato, el cual generalmente es de un año, el inquilino desea seguir ocupando la habitación para renovar el mismo aumentando el precio de renta en un máximo de 10%.

4.- El pago de la renta debe ser puntual

5.- El monto de la multa que impondrá en caso de impuntualidad con el pago de renta

6.- Especificar que si el arrendatario no paga la renta, después de 60 días el arrendador puede proceder legalmente con aviso judicial, dando por terminado el contrato y con orden de desalojar el inmueble en un plazo de tres meses

7.- Establecer que al momento en que el inquilino desocupe la habitación debe estar en el mismo estado como la recibió, en caso contrario el arrendador debe acudir con el aval para que responda por los daños

8.- Queda prohibido subarrendar.

Requisitos que debes pedir al interesado

1.- Un aval con bienes raíces y comprobante de domicilio.

2.- Pago de un mes de renta por adelantado, más un mes de depósito. Generalmente cuando el inquilino desea abandonar la habitación, avisa con anticipación y así no paga el último mes de ocupación, entonces el arrendador utiliza el dinero de depósito para el cobro de este último mes.

3.- Algunas personas piden también como requisito, para más seguridad, una constancia de estudios o de trabajo, dependiendo de la actividad del arrendatario.

4.- Recuerda que si elaboras un contrato con la ayuda de un abogado, no quedará duda que el contrato es legítimo y podrás respaldarte en él cada vez que sea necesario.

Otras cuestiones

1.- Pide referencias a la persona que va a alquilar la habitación. Si es posible busca gente cerca de tu círculo de amistades.

2.- Pregunta al futuro inquilino a qué se dedica, si trabaja o está estudiando. Esto te servirá para conocer su posible solvencia, aunque no te garantizará el pago de la mensualidad.

3.- Establece de forma clara las normas de convivencia. Define claramente cuales son los espacios privados y los compartidos. Los inquilinos deben respetar los espacios comunes, utilizándolos adecuadamente sin perjudicar al resto de personas. Los inquilinos deben limpiar la vivienda de forma periódica para su buena conservación.

4.-Es conveniente que cada habitación tengan una cerradura para garantizar la privacidad de cada una de las personas que vivien en el inmueble.

5.- Informa adecuadamente de cuales son los gastos corrientes: luz, agua, etcétera, y la forma en que serán pagados.

6.- Explica al futuro inquilino que él deberá correr con los gastos de reparación de aquellos aparatos y electrodomésticos que disfruta en la vivienda.

7.- Haz un inventario de los muebles y complementos que tiene la vivienda, para que en el caso de desaparición de alguno de ellos puedas reclamárlo.

8.- En caso de que se produzcan daños, como por ejemplo averías en las tuberías o instalación eléctrica, los gastos de reparación correrán por cuenta de quien haga el desperfecto..

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, locales, propiedades, terrenos | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Consejos para elegir un buen roomie

El tema de los roomies o de “compartir depa” está de moda, principalmente entre los jóvenes que quieren iniciar una vida independiente y para lograrlo prefieren elegir la opción de compartir gastos en lugar de asumir solos todo lo que representa el mantenimiento de una casa.

Es frecuente que los roomies sean compañeros de escuela, colegas de trabajo o amigos que tienen propósitos similares, quienes por lo general rentan un espacio en el cual comparten áreas comunes y cada uno tiene su dormitorio.

Al respecto, Sandra Hendrix, directora comercial de Coldwell Banker Affiliates de México, recomendó que para lograr una buena convivencia y de largo plazo entre roomies es importante establecer claramente todos los acuerdos.

“Por lo general, los acuerdos van desde el amueblado de las áreas comunes hasta las reglas de limpieza, además del respeto y que los que van a compartir el espacio tenga capacidad económica para enfrentar los gastos propios del uso y mantenimiento del inmueble”, señaló la directiva.

Dijo que es importante dejar claro cómo se deberán administrar las labores domesticas para que todos participen de manera igual.

“En caso de que haya lugar de estacionamiento conviene pactar al respecto y en especial sería conveniente que tuviera tantos lugares como personas comparten, de no ser así, podrían prorratear entre todos el costo de la pensión con el fin de lograr una situación equitativa”, recomendó.

Sobra decir que la elección de un roomie debe ser muy especial ya que compartirán intereses, valores y hasta educación, esto para evitar conflictos futuros. Compartir el mismo techo no es fácil y por ello la elección debe ser cuidadosa, maxime si el espacio es propio, ya que en ese caso entran otros intereses en juego.

Hendrix recomendó que nunca está de más redactar y firmar un convenio entre roomies y tenerlo a la vista para que sea un recordatorio de las reglas básicas de convivencia, con el fin de conservar la buena relación.

Y aunque cada vez son más las personas que recurren a este estilo de vida, ya sea por cuestión de trabajo, estudios o por simple autonomía, no debemos olvidar que no se trata de sólo pensar en la cuestión económica compartida, hay otras reglas que es importante conocer y dejar bien claras antes de emprender esta aventura.

Antes de tomar la decisión, evalúa cuáles son tus necesidades e intereses personales. Reducir gastos siempre es una ventaja, pero también deberás considerar el compartir tu espacio y tiempo con otra persona. La tolerancia y el respeto son indispensables para mantener la armonía, así como la disciplina es básica para mantener el equilibrio financiero.

Consejos para la vida en común

Es recomendable que todos los inquilinos definan desde el principio las responsabilidades y los derechos, así como los límites que hay que respetar. Para ello, es útil elaborar un documento donde queden asentados todos los acuerdos, entre los que están:

Los pagos. Primero deben definir si todos aportarán la misma cantidad. De esto dependerá la repartición de espacios y actividades. Por ejemplo, si sólo una persona tiene carro, quizá deba pagar un porcentaje mayor para tener derecho al lugar de estacionamiento. O si una persona nunca come en casa, no debe incluirse en el rol de lavar los platos.

También es importante definir si alguien reunirá todo el dinero o si cada quien deberá pagar ciertas cosas. Establezcan qué pasará si alguien se retrasa en los pagos o si repentinamente se niega a cubrir su aportación.

Los contratos y sus plazos. La mayoría de los contratos, ya sean de arrendamiento o de servicios, estipulan plazos fijos que implican penalizaciones por incumplimiento. También es importante mencionar que aunque haya varios beneficiarios, los contratos consideran un solo titular. Definan quién quedará como responsable legal.

Es recomendable que definan plazos de aviso en caso de que alguien decida mudarse, para tener tiempo suficiente de reorganizar la administración  y buscar un sustituto. Aunado a esto, es conveniente que estipulen una cantidad de depósito inicial para cada inquilino. De esta manera, esa cantidad serviría para solventar los gastos de forma temporal.

Tips para una buena convivencia

A pesar de todo, tener compañeros de vivienda deja buenas experiencias: aprendes a ser tolerante, técnicas de negociación, finanzas personales, ahorro de energía, estrategias de discreción (créelo, no querrás que se enteren de todo lo que haces, incluso si no tienes nada que esconder) y hasta algo de primeros auxilios.

Así que si estás a punto de iniciar esta aventura o ya la estás disfrutando, a continuación te presentamos una guía para que logres ser un buen compañero de vivienda:

Ser equitativos. Si la habitación principal tiene jacuzzi y cuenta con una excelente vista, y tú vives en un cuarto de 2×2, puede ser que tú pagues menos renta, pero lo ideal es que el monto se divida en partes iguales. Siéntense a hablar del asunto con calculadora en mano.

El contrato. Asegúrate de que todos lean y firmen el contrato del departamento, donde deben especificarse renta, duración del contrato y cláusulas especiales, así como un inventario de muebles.

Cuatro reglas de oro. Si lo tiras, levántalo. Si lo ensucias, lávalo. Si lo usas, cuídalo. Si lo rompes, págalo.

Respetar la privacidad. Si algún habitante no está, no quiere decir que puedes entrar a su habitación. Además, piénsalo: ¿realmente quieres averiguar lo que guarda en sus cajones? No te lo recomendamos por ningún motivo.

Lavar los platos. Y si lo haces los próximos 30 minutos a partir de que terminaste de comer, mejor.

Ser ordenado. Tu cuarto puede ser un campo de batalla, pero siempre es bueno respetar los lugares comunes. Ok, no es “bueno”, es imprescindible.

El baño. Suele ser la zona de conflicto por excelencia. Toma duchas cortas, siempre seca el piso cuando termines y levanta los cabellos que hayan caído.

No abusar de la confianza. Si alguno de los habitantes tiene dos kilos de azúcar y tomas un poco, sé honesto, no pasa nada. Pero si utilizas medio kilo para hacer un pastel, sí pasa. Más aún cuando niegas la fechoría.

Repartir las tareas. Sacar la basura, barrer, trapear… Lo mejor es organizarlo por turnos y escribirlo en algún lugar visible para todos, por ejemplo en un calendario. De este modo no habrá dudas ni pretextos y el hogar permanecerá limpio y habitable. De ninguna manera se recomienda acordar que limpiarán “entre todos” cuando tengan tiempo, o que cada quien limpiará en su día de descanso. Simplemente no funciona.

Buena comunicación. Entre dos o más personas, es vital que la comunicación fluya. Para lograrlo puedes contar con un pizarrón de recados y plumones de colores y colocarlo en un lugar visible para anotar recados.

Datos básicos. Ten siempre contigo los teléfonos celulares, nombres completos y alguna referencia (teléfono de los padres, por ejemplo) de todos tus compañeros. Puede llegar a ser útil en una emergencia o si pierdes las llaves y no puedes entrar a casa, por ejemplo.

Mascotas. Asegúrate de que tus compañeros no sean alérgicos a tu perro, tu pecera o hámster. Sería bueno preguntar si alguien tiene algún inconveniente.

Relaciones públicas. Procura no hablar mal de tus compañeros. Las paredes escuchan, ¡recuérdalo! Si tienes algo que decir, dilo de frente y de forma amable.

Educación y cordialidad. Nunca subestimes el poder de decir “por favor”, “gracias” y pedir prestado (pero que esto último no se vuelva una costumbre. Tal vez las personas que viven contigo no sean tus favoritas en el mundo, pero decir “buenos días” y “buenas noches”, nunca está de más. Un amigable “hola” también funciona.

Discreción y cero prejuicios. Procura no intrigar al respecto con los demás habitantes de la casa. Recuerda: cada quien su vida. Todos recibimos una educación distinta. Puede ser que tus compañeros no compartan tus valores, pero esto no tiene por qué ser un problema si existe respeto y tolerancia.

Tolerancia. Si tu roomie es violinista, por favor comprende que quizá debe ensayar diariamente. Para que vivan bien lleguen a un acuerdo sobre los horarios de ensayo.

No exagerar. Si tu compañero invita a dormir a una amistad y le permite tomar una ducha, no significa que debas cobrarle una cantidad extra por el gas. Si esto se repite continuamente, es momento de tener una junta y preguntar si tienen una nueva inquilina.

Caras conocidas. Si llegas con un acompañante ajeno a la casa, es importante que siempre estés presente. No se vale que “persona misteriosa” se quede a dormir y tú te vayas al otro día a trabajar sin llevártela contigo. Para tus compañeros no será agradable encontrarse de repente con un desconocido.

Fiestas. Todos tenemos derecho a divertirnos. Si planeas hacer una fiesta, pregúntale a tus compañeros si están de acuerdo. Si la fiesta es improvisada, manda un mensaje antes de llegar a casa con tus invitados. Un simple “surgió una reunión, espero no les moleste. Yo limpio todo mañana”, será suficiente.

Decir adiós. Si por la razón que sea debes partir y dejar a tu compañero, avisa con mínimo un mes de anticipación. De este modo podrán organizarse y encontrar a tu reemplazo.

Nadie dijo que vivir con otros era cosa fácil. Sin embargo, aunque rentar solo tiene muchas ventajas, compartir la casa o el depa no se queda atrás. Mira siempre el lado positivo.

¿Qué debe contener un contrato para compartir departamento?

Un contrato para compartir casa o departamento es indispensable para evitar pasar malos momentos, por eso te recomendamos los puntos que debes incluir:

Precio, servicios que se incluyen. Esto te ayudará a dejar en claro qué es lo que se ofrece y por cuánto dinero.

Depósito inicial. Cuándo se regresa y en qué casos éste no es reembolsable. Éste es un punto por el cual muchas personas tienen problemas, por lo tanto es aconsejable explicarlo lo mejor posible.

Reglas de convivencia. Hay que dejar en claro si se aceptan las visitas en el lugar, y por cuánto tiempo. Si pueden quedarse a dormir y si esto tendría algún costo adicional.

Estos son solo algunos consejos de lo que no debes olvidar mencionar en el contrato, pero puedes incluir toda la información que consideres necesaria, si es posible es mejor que contrates a un abogado que te asesore. Muchas personas piensan que un contrato no es necesario, sin embargo puede ayudarte para evitar muchos dolores de cabeza.

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, locales, propiedades, terrenos | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.