Publicaciones etiquetadas con: comprar inmueble

Qué casa compran las mujeres en México

Imagen

Existen siete perfiles de compradoras de casa. Identifica en qué grupo estás, qué deberías adquirir y algunas recomendaciones financieras, de acuerdo a tu momento de vida, para alcanzar tu meta.

1. Profesionistas independientes. Tienen entre 27 y 32 años y están solteras. Trabajan sin parar y gastan en ellas. Buscan una seguridad financiera invirtiendo en ladrillos. Adquieren departamentos chicos en zonas muy céntricas y bien ubicadas que les permita mantener un estilo de vida similar al que han vivido en casa de sus padres.

No llevan mucho tiempo trabajando y por lo tanto en su Subcuenta de Vivienda del Infonavit el ahorro que tienen no es muy alto. Cuando no tienes una cantidad importante acumulada en tu Subcuenta de Vivienda no conviene utilizarlo para adquirir esta primera vivienda, dice Fernando Soto-Hay, pues este dinero obtiene mejores rendimientos en la Subcuenta de Vivienda y servirá más para una segunda casa.

Si estás en este grupo, busca un departamento que sea fácil de vender después, quizá en desarrollos mixtos —los que tienen departamentos y comercio— y que ahora han mostrado estar dentro de los más populares, y no olvides analizar la zona para que esta ofrezca todos los servicios que necesitas —supermercado, hospital, transporte público, bancos— y así puedas solucionar tu vida diaria sin mucho problema.

Hacer un primer esfuerzo por un departamento resultará en que viajes menos o salgas menos a esos restaurantes que tanto te gustan, pero a la larga este será un primer ahorro que te ayudará en el largo plazo.

2. Recién casada. Entre 32 y 37 años. Algunas trabajan, otras no. En esta segunda etapa de vida, si eres de las que compraste algo antes, buscarás un espacio con dos recámaras pensando a futuro en la posibilidad de los hijos, si es que está en tu plan de vida.

Estas mujeres con su pareja buscan departamentos pequeños con buena ubicación, sobre todo si ambos trabajan.

Si la mujer trabaja y contribuye al ingreso familiar, entonces este ingreso tiene una capacidad de endeudamiento mayor y una mayor capacidad de compra. En otras palabras, si juntas tu sueldo y el de tu esposo podrán comprar algo mejor. Si cada uno de ustedes gana alrededor de 50,000 pesos podrían destinar juntos 33,000 pesos al pago de las mensualidades de una hipoteca, por ejemplo, y eso equivale a un crédito de casi 3 millones de pesos (datos a finales de 2013).

Las mujeres que recién casadas siguen trabajando pueden utilizar su beneficio del Infonavit, como ya llevan más tiempo en el medio laboral su ahorro es más interesante. Si además de ella su pareja tiene beneficios con el Infonavit, normalmente la mujer entra en el crédito hipotecario como coacreditada y se buscan instrumentos como el crédito conyugal que ofrecen instituciones como el Fovissste, el Infonavit y los bancos. Si utilizas a los institutos de vivienda, entonces la casa quedará a nombre de los dos porque los dos están acreditados.

Si tu pareja no tiene Infonavit, entonces tú serás la acreditada y tu pareja será coacreditado del lado del banco. Aquí la casa puede quedar a nombre de los dos.

Si ella no trabaja, la pareja será el acreditado y la mujer puede quedarse como dueña de la casa en la figura de garante hipotecaria.

Si estás en este grupo, no debes olvidar el largo plazo y considerar los gastos de los hijos o de cambios de vida con la pareja en lo que dure el crédito. Ya sea que planeen tener hijos o que uno de ustedes tenga pensado iniciar un negocio dentro del periodo temporal del crédito, estos son elementos que deberán to- mar en cuenta para decidir qué comprar y cómo.

3. Madres solteras. Tienen treinta y tantos años, mantuvieron a los hijos pequeños y destinaron recursos para eso, por lo que la posibilidad de adquirir vivienda se retrasa. Como también llevan ya un tiempo en el Infonavit, pueden utilizar su crédito y complementarlo con el de un banco.

Piensan en espacios para los hijos, a veces prefieren alejarse de las zonas céntricas para adquirir algo más grande. Optan por vivienda con seguridad, ya sea en desarrollos verticales u horizontales.

Si estás en este grupo, no debes olvidar el largo plazo y considerar los gastos de tus hijos en lo que dure el crédito. Si va a ser un crédito a 20 años, ¿qué gastos vendrán implícitos con el crecimiento de los hijos?, ¿la universidad? Y complementa con otros instrumentos financieros la estrategia para llegar a esas metas sin comprometer la mensualidad de tu hipoteca.

4. Divorciadas. Algunas enfrentarán la adquisición de la vivienda solas, como madres solteras, otras tendrán cierto apoyo del exesposo o tendrán una propiedad a su nombre.

En el caso de no tener ningún apoyo de la expareja, deben reducirse a un espacio más pequeño del que estaban acostumbradas a vivir con la familia y lo recomendable es hacer un ajuste de gastos estricto en el que colaboren todos, y me refiero a los hijos, para que se pueda adquirir el bien inmueble sin correr el riesgo de endeudarte de más.

Si la mujer quiere comprar la parte de la casa donde vivió con el exesposo, puede sacar un crédito para lograrlo siempre y cuando el divorcio esté firmado. Entre cónyuges los bancos no te van a prestar, pero al no ser familia puedes pedir un crédito para comprar la parte proporcional que quieres.

5. Concubinato. Este perfil funciona de forma similar a las parejas casadas y deben tomar las mismas consideraciones.

A veces los dos participan en el crédito como coacreditados o solo quien tenga ingresos. Pero la diferencia es que en este caso no pueden pedir un crédito Cofinavit porque el Infonavit pide el acta de matrimonio para poder utilizar el beneficio de un cofinanciamiento.

En este tipo de relación es probable que en el aspecto financiero haya un balance parejo, es decir, que los dos participen activamente en la toma de decisiones y en las aportaciones.

6. Parejas del mismo sexo. Igual que en el caso del concubinato o la pareja casada, si tienen acta de matrimonio pueden tener acceso a financiamientos con el Infonavit, ya sea en conjunto con un banco o el del crédito conyugal.

No todos los bancos permitirán un crédito en conjunto de personas del mismo sexo, a menos que se presente un acta de matrimonio. Según datos de Tu Hipoteca Fácil, el único banco al día de hoy que no pide acta de matrimonio es Santander; si llegan dos mujeres o dos hombres a pedir un crédito hipotecario, esta institución asume que son pareja y —si cumplen con los requisitos financieros— les otorga un crédito en conjunto. Si llega una pareja heterosexual, este mismo banco pedirá que se demuestre que están casados o que declaren que son concubinos.

7. Viudas. Ya sea que adquieran una segunda vivienda —si es que heredaron en la que vivió con su pareja— para obtener un ingreso extra o para mudarse a un espacio más pequeño y rentan la casa donde vivió primeramente.

Fragmento de Vivir como reina y gastar como plebeya (Diana, 2014), reproducido con autorización de Editorial Planeta Mexicana.

Editorial Metroscubicos

Anuncios
Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

¿Qué tomar en cuenta al comprar un inmueble?

conservar-inmueble

Cuando queremos comprar una casa o departamento, muchas veces olvidamos reflexionar sobre varios aspectos que nos pueden ayudar a tomar una mejor decisión. Hay ocasiones en que nos dejamos llevar por las dimensiones del lugar, por considerar que se ubica en una buena colonia o simplemente por la belleza del inmueble, pero lo principal es reconocer cuáles son nuestras necesidades.

También existen algunos elementos que te ayudarán a elegir el lugar ideal, por ello partiremos de dos puntos de vista: el aspecto urbano y su funcionalidad.

1. Aspecto urbano

  • Localización: pregúntate en qué delegación o colonia te gustaría que se ubique tu casa o departamento. Qué avenidas hay cerca y si es de fácil acceso o no.
  • Conexión con los sistemas de transporte público: aunque puedas moverte en automóvil, es importante que consideres cuál es la conexión de tu vivienda con los sistemas de transporte público (metro, Metrobús, RTP, etcétera).
  • Servicios e instalaciones: date un tiempo para revisar que los servicios estén bien, porque siempre necesitarás que haya luz, agua y gas. Observa que el sistema de alcantarillado, así como las instalaciones eléctricas e hidráulicas, estén en óptimas condiciones.
  • Comercio y lugares de esparcimiento: la plusvalía de tu inmueble aumentará si está cerca de zonas comerciales, donde puedes encontrar tiendas de autoservicio, restaurantes o cafeterías y tiendas departamentales, las cuales también te darán la opción de realizar tus compras y conseguir lo que necesites sin tener que ir demasiado lejos de tu casa. Por otra parte, puedes pensar en que haya ciertos lugares que puedas visitar, como parques, cine, gimnasios y otros lugares donde realices actividades lúdicas.
  • Vecinos: hay personas a las que no les gusta lidiar con otros, por lo que vivir en un departamento no es la mejor opción para ellos, pues en este tipo de espacios se da una mayor convivencia debido a la existencia de áreas comunes. Para ellos la mejor alternativa es adquirir una casa, ya que es más privada y el trato con los vecinos será para lo indispensable.

2. Funcionalidad

En este aspecto, la pregunta clave podría ser si ese lugar que deseas se ajusta a tus necesidades, debes pensar en el presupuesto que tienes destinado para la compra o la renta, además de las dimensiones, ya que no es lo mismo ser soltero, a ser una pareja sin hijos o pertenecer a una familia grande.

  • Acabados: es indispensable observar que los acabados estén en óptimas condiciones y que los materiales con los que están elaborados sean de buena calidad. Algo importante es que las ventanas cuenten con un adecuado aislamiento térmico y acústico. También deberás revisar que los ajustes en las puertas, ventanas y en el mobiliario, estén en buen estado. Por cierto, recuerda que la ambientación puede cambiar mucho con los colores que elijas para tu inmueble.
  • Iluminación: la iluminación no se refiere solamente a contar con luz eléctrica, también es una propuesta para aprovechar la luz natural, es decir, la luz solar. Ésta nos permite realizar nuestras actividades ahorrando energía eléctrica e incluso puede cambiar la manera en que se percibe el espacio y brindarle calor, haciendo del espacio un lugar más confortable.

*El autor es socio fundador de Econstrucción, empresa mexicana con un equipo multidisciplinario líder en la instalación de azoteas y muros verdes, así como en la construcción de todo tipo de inmuebles sustentables.

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.