roomies

5 tipos de roommate ¿Cuál eres tú?

roomies

¿Despertaste en la mañana haciendo cuentas? ¿Ya lo descubriste? Sí, para pagar las mejores cosas de la vida, como un departamento, viajes, un auto y la ropa que tanto deseas lo mejor es dividir costos con un rommie.

Tal vez te sacaste la lotería y eres de los afortunados que tienen un rommate ‘fantasma’, o sea alguien que viaja mucho o nunca está en casa.

Muchos compañeros de cuarto pueden convertirse en grandes amigos y mejorar nuestra vida en varios sentidos, en lo social y en lo personal, aunque hay casos en que sucede todo lo contrario y llegan a ser una piedra en el zapato.

En ese sentido, lo mejor es tomarse un tiempo para elegir al mejor compañero de vida pues, como un auténtico matrimonio, compartirán el techo día tras día.

Si todavía después de que hiciste casting y el roomie estrella con sus dotes actorales logró engañarte y de tierna oveja se convirtió en el lobo feroz, estos consejos te serán de utilidad. Léelos y hazle frente a esa pesadilla que tienes en casa.

1. El desconsiderado

Vas directo a la cocina y estás a punto de servirte tu cereal favorito lleno de…aire. Vas por la leche del refrigerador y también está completamente vacía. Respiras, cuentas hasta 10 y mejor te vas al baño a lavarte los dientes antes de irte a dormir, pero no puedes porque tu roomie tiene todos sus accesorios de higiene personal regados por doquier, justo como los platos sucios que llevan días en la tarja de la cocina. Es un hecho: tienes a un roomie 100% desconsiderado

¿Cómo lidiar con él?

Tu compañero de casa no está tratando de molestarte, tal vez tiene un problema de ‘despiste’. No tiene idea de que su comportamiento es un problema. Cada cabeza es un mundo y de eso se pueden derivar millones de hábitos que cada quien interpreta según su crianza y muchos otros factores. Ten en cuenta eso antes de acercarte a tu roomate desconsiderado.

Intenta ir libre de acusaciones y prejuicios, busca algún aspecto que tengan en común y, sobre todo, pregúntate si tú mismo podrías estar haciendo algo que le moleste a él. Cuando vea que muestras esa humildad, él seguramente también pondrá se su lado para mejorar su calidad de vida.

2. El que cree que tus cosas son de él

Digamos que, le gusta ‘tomar prestadas’ las cosas. Puede que no sean artículos de gran valor, pero el problema que generan sí que puede hacerse enorme. Por ejemplo, juras que todavía tenías galletas en tu reserva, pero no están. Estabas 1000% seguro que aun te quedaba detergente para la ropa y ya no queda más. ¿A dónde fue? Han pasado a ser territorio de tu roomie.

¿Qué puedes hacer?

Dependiendo de la gravedad del tema, una sencilla charla podría aclarar las cosas. La idea es crear reglas, incluso por escrito, que den lugar a normas que regularmente se dan por sentadas. Esos acuerdos pondrán en claro qué está bien y qué no dentro de casa. Cuando veas que esta estrategia no rinde frutos, habrá llegado la hora de buscar un nuevo compañero.

3. El pasivo-agresivo

¿Cómo saber que vives con uno? Esa es la parte divertida ¡no lo sabes hasta que ya es demasiado tarde! Tu ropa tiene roturas, los platos sucios terminan en tu habitación sin que los hayas usado. Hoy sacas la basura, pero no pusiste una bolsa y mañana el cesto amanece desbordado. ¿De qué se trata? Obviamente de hacerte llegar a tu límite hasta que explotes.

¿Cómo enfrentarlo?

Todos venimos de mundos distintos, lo que es inaceptable para unos, para otros da lo mismo. Hay quienes prefieren confrontar y otros que mejor intentan no quejarse, por lo que soportan hasta no poder más.

Si buscas ser un poco más accesible y con cero prejuicios, incluso la persona más cerrada podrá sentirse suficientemente cómoda y abrirse a ti. Así podrás darte cuenta que dormir fuera de casa, cocinar con mucho ajo, fumar en la sala y poner los pies sobre la mesa no son cualidades que aprecie tu roomie.

En caso de que la lista de peros en ambos casos se alargue infinitamente, habrás aprendido la lección y tendrás que lanzar convocatoria para un nuevo casting. Aunque esta vez, procuren establecer qué cosas no están dispuestos a cambiar.

4. El irresponsable

Mucho ojo, no estás frente a un roommate, has heredado un hijo adulto sin proponértelo. Tú haces el súper, te encargas de la limpieza y pagas las cuentas en tiempo. ¿Y dónde está tu compañero de cuarto? Tú tienes dos trabajo y él sus tardes libres para relajarse y no tiene intención de cambiar las cosas porque simplemente así están muy bien.

¿Qué hacer?

Este compañero de cuarto necesita límites firmes y claros. Dale un ultimátum, dile con voz segura que si no puede pagar la renta en la fecha de vencimiento, será su último mes sin excusa ni pretexto. Esa actitud le hará saber que puedes cambiar las cosas si así lo deseas y que puedes encontrar a un nuevo rommie en un dos por tres.

5. El incomprendido

Si vives con una persona que siente que debería tener más y dar menos, pero aun así es infeliz. Estás ante un típico incomprendido. ‘Si yo casi no estoy aquí, ¿por qué debo limpiar?’, ‘Ok, es mi perro pero ¿Por qué no puede andar libremente cuando yo no estoy en casa?’ ¿Te suenan conocidas esas frases?

¿Cómo hacerle frente?

Honestamente, puede ser un dolor de cabeza tratar de hacerle ver el punto, es decir, que comprenda que tu esfuerzo es diametralmente opuesto al de él. En el peor de los casos, si no llegan a un acuerdo, no te sentirás mal de empezar a buscar un reemplazo. En el mejor escenario, él reconocerá tu labor, tendrá un reacomodo emocional y apreciará lo que tiene.

En todos los casos, lo mejor es recordar que no todos piensan como tú, lo que es normal para ti, para alguien más no lo es. Así que invierte tiempo en la búsqueda de tu alma gemela inmobiliaria y no dejes nada al azar.

fuente: Editorial Metroscubicos

Anuncios
Categorías: consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, roomies | Etiquetas: , | Deja un comentario

Cómo dividir la renta y los gastos con un roomie

roommate-1_1

El reto de encontrar un espacio para rentar y compartir no sólo esta relacionado con la ubicación y un precio razonable, también radica en conocer cómo administrar los gastos. ¿Cuál es  la mejor estrategia para dividir los gastos?

De acuerdo con Federico Sobrino, quién forma parte del Consejo de Directores de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) de la Ciudad de México, considera necesario que al momento de renta se considere:

1) Qué la cantidad de la renta no rebase del 25% de los ingresos de cada uno de los futuros inquilinos.

2)  Es importante que aunque compartas solo uno sea el titular. El responsable de firmar el contrato.

3) Para el pago del depósito, el experto sugiere que se divida en partes proporcionales.

De acuerdo con el experto deben discutir aspectos financieros para hacer acuerdos. Aquí algunas recomendaciones que debes tener en cuenta:

  • Qué porcentaje de renta pagará cada uno. ¿Cuánto renta cada persona va a pagar por mes . Si va a compartir el lugar de manera uniforme la división debe ser en partes iguales, pero si tienes una habitación mucho más grande, o más de espacio en general, decidan cuánto más debes pagar.
  • Responsable de pagos. Planear quién hará los pagos de renta y servicios en tiempo y forma a fin de evitar multas o suspensión de los mismos.
  • Gastos adicionales. ¿Quieren TV por cable? Es probable que solo uno quiera contratar este servicio por lo que le correspondería pagarlo, sin embargo puede ser injusto porque, inevitablemente, el roomie que afirmaba no estar interesado podría ver algún programa televisivo sin costo extra.
  • Consumo de servicios. Es probable que el pago no sea en partes iguales, dependerá de las actividades diarias de cada quien. Por ejemplo, si uno de los residentes acostumbra cocinar diario, debe ser el que pague la mayor parte del recibo de gas. O bien si alguno va a trabajar desde casa  el gasto de electricidad y servicio telefónico deberá ser su responsabilidad.
  • Visitas. Acuerden si las visitas recurrentes, por ejemplo la pareja de alguno debe aportar para los servicios.
  • Plazo del contrato. Dejen estipulado qué pasará si alguno de los roomies decide irse antes de que finalice el contrato. ¿Qué pasará con su cuota? ¿estará obligado a encontrar un sustituto?

Y si buscas una división aún más equitativa, Francis Su, profesor de matemáticas en el Harvey Mudd College en California, hace una proposición  basada en el trabajo del matemático alemán Emanuel Sperner. Se llama el lema de Sperner, y consiste en un triángulo con diversas opciones tomando en cuenta otros aspectos, como por ejemplo, quién valora más la luz natural, o la cercania con el baño o la salida,

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos inmobiliarios, decoración, departamentos, inmuebles, roomies | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Roomies, ventajas y desventajas de la vida en común

roomies

Buscar compañeros de departamento es una práctica cada vez más común entre los jóvenes mexicanos, quienes para el logro de su independencia o una mejor calidad de vida dejan el nido del hogar para irse a vivir con roomies con quienes comparten espacios, gastos y experiencias de vida.

Entre algunas de las características de las personas que comparten vivienda son egresados de las universidades con un promedio de edad de 30 años, quienes antes de optar por la vida en pareja deciden vivir su independencia acompañada de personas que les aminoren la carga económica de rentar un espacio para vivir.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), existen más de dos millones de jóvenes que se han salido de sus casas sin haberse casado para compartir alojamiento con algún compañero, cifra que podría duplicarse en la siguiente década.

En entrevista, la doctora en psicología social por la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Patricia Andrade Palos, señaló que uno de los factores a considerar para elegir este modelo de vida es tener un plan de vida en específico.

La especialista abundó que aunque no existen estudios que aporten información clara en cuanto a las consecuencias emocionales a futuro de quienes eligen compartir hogar, es importante considerar diversos factores para evitar que la vida en común se vuelva una pesadilla.

Explicó que primero es fundamental contar con un plan de vida y responderse las preguntas de por qué vivir con alguien, la manera en la que se haría y con quién.

En ese sentido, subrayó que por motivos de seguridad es preferible vivir con algún amigo o conocido para de esta manera mitigar las posibles fricciones que emanan de la vida con compañeros de vivienda.

Entre algunas de las ventajas de tener compañeros de departamento destacan, en primer instancia, el aligeramiento de las cargas económicas al compartir todos los gastos.

Otros beneficios son el acompañamiento y camaradería que pudieran llegar a originarse, la posibilidad de llevar a cabo planes y proyectos en común, así como la probabilidad de trabajar en conjunto.

En cuanto a las desventajas, destacó que es importante que todos los habitantes tengan una solvencia económica para evitar que algunos dependan de otros en ese aspecto, y ejemplificó que la elección de vivir con compañeros es similar a la de la vida en pareja, debido a que es una decisión en la que no se conoce el final y sin embargo se arriesgan a tomarla.

Opiniones recabadas entre personas que han vivido bajo este esquema coinciden en que la vida en común con compañeros tiene la ventaja de aminorar las cargas económicas y en ocasiones emocionales.

Sin embargo, algunos señalaron que la organización de actividades de limpieza en espacios de uso común, así como el respeto a los alimentos y artículos dejados en áreas utilizadas por los habitantes, son aspectos que cuesta trabajo controlar.

Sebastián Romo, estudiante de origen mexicano que reside en Alemania, detalló que se busca vivienda cerca de los centros de estudio, además de que tienen que ver el número de personas que viven en la casa, lo que dificulta la organización y limpieza de la misma.

Destacó que el proceso de selección de los roomies es similar a un casting, en el que los propietarios de la casa entrevistan al candidato para conocerlo y decidir en conjunto si lo aceptan o no.

En tanto, Gustavo Velasco, diseñador gráfico y empresario originario de la ciudad de Aguascalientes que vivió con diferentes personas en la capital mexicana y en Estados Unidos, comentó que en general se debe aprender a compartir y convivir en los espacios comunes, además de tener la tolerancia para sobrellevar los diversos tipos de vida de los compañeros de hogar.

“Si tienes la adaptabilidad de vivir con otras personas sin importar sus manías, humores, amores, olores y descortesías, te será fácil acostumbrarte a sus detalles, abrazos, historias y cortesías”.

Al final, añadió el diseñador, terminaras extrañándolos y seguramente, ellos a ti.

Notimex

Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades, roomies | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

¿Cuándo te conviene rentar?

alquiler-casa

No hay lugar como el hogar. Comprar una casa es el sueño de la mayoría de los mexicanos; sin embargo, es una inversión mayor, a largo plazo, que requiere una buena capacidad de planeación a futuro, mucha disciplina y un análisis profundo de tus finanzas personales y de tu situación emocional y laboral.

Algunos focos rojos que te indican que aún nos es momento para comprar son:

Tus ahorros no alcanzan para el enganche de al menos 20%, los gastos de inicio (escrituración, apertura de crédito, avalúo), y un “colchón” para habilitación de espacios, adaptaciones y remodelaciones.

No tienes capacidad de ahorro. Tus gastos fijos son muy altos (colegiaturas, seguros, rentas, impuestos), y comprometen tu presupuesto mensual.

Tu nivel de endeudamiento es alto. Tienes deudas grandes a largo o mediano plazo (autos, muebles, electrónicos, viajes).

Tu nivel de ingresos es bajo para la hipoteca que necesitas.  Evalúa si puedes pagarla. Planea cómo aumentar tus ingresos o cambia de prospecto de casa.

Tienes poco control sobre tus finanzas. Tu presupuesto es un desastre y casi nunca terminas la quincena como estaba planeada (o simplemente no la planeas).

Hay problemas en tu matrimonio. No tienes la cabeza fría ni las cuentas claras.

Tú y tu pareja planean tener familia. Los gastos de maternidad son altos y los hijos muy demandantes en todos sentidos. Espera a que nazca y estabilices tu presupuesto para retomar el asunto de la casa.

Tienes planes de retomar la escuela o ya cursas algún posgrado.

La empresa donde trabajas pasa un momento de inestabilidad. Pueden reducir horas o beneficios, o recortar personal.

Tienes planes de viajar y conocer el mundo.

Así las cosas, el mero hecho de dejar de rentar o de vivir con algún familiar no siempre es una razón válida. Para muchos rentar es como tirar el dinero a la basura, pero pasa lo mismo con los primeros años de una hipoteca. Todo se va en intereses. Así que ahora veamos la otra cara de la moneda.

Las ventajas de rentar

1.- Vives feliz sin pagar predial, y otros impuestos y gastos relacionados con una casa. Tienes que cuidar el lugar, pero los problemas graves como cambiar el calentador, la instalación eléctrica o la herrería, son asunto del dueño.

2.- Tienes acceso a una casa mejor de la que podrías comprar. Las rentas son más baratas que las mensualidades.

3.- Brinda acceso a una mejor ubicación. Hay más casas en renta que en venta.

4.- Te da movilidad. Si algo no te gusta, puedes irte al terminar tu contrato. Un vecino, la zona, o la colonia; el mismo “depa” puede tener vicios ocultos. Si vives con tu pareja y no funciona, hay libertad para moverse.

5.- Si bajan tus ingresos puedes rescindir y buscar un sitio más barato.

6.- Si cambias de trabajo y el rumbo no te conviene, puedes moverte. Vivir cerca del trabajo brinda ahorros significativos.

7.- Tu trabajo requiere cambios de residencia periódicos.

8.- Si no tienes para comprar una casa en efectivo ni para dar un buen enganche que te permita contratar una hipoteca pagable. Puedes ahorrar la diferencia entre tu renta y lo que pagarías de hipoteca para luego comprar.

Saca la mejor ventaja de rentar, la realidad es que ya llevas buen camino andado de lo que será una hipoteca. Ya estás acostumbrado a destinar una parte importante de tu ingreso para la casa.

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, roomies | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

8 reglas que debes seguir al buscar tu primer departamento

8557582953_391f270f71

Aunque no lo creas, buscar el depa ideal puede convertirse en una muy mala experiencia si no eres cuidadoso; sigue estás recomendaciones que te ayudarán a disfrutar la experiencia desde el principio.

1. Visitarás más de un lugar. Aunque puede pasar que el primer depa te enamore, date la oportunidad de visitar otros. Por ejemplo, cuando yo buscaba vi uno que me encantó, era de buen tamaño, tenía un pequeño balcón y sus closets eran enormes; pero el edificio estaba un poco viejo, la renta era más cara y a fuerza tenia que compartir. Días después visité otro (en el que vivo ahora) y aunque es más chiquito, es solo para una persona, la zona está perfecta para mí y tiene todo cerca. Quizá si me habría quedado con el primero, me hubiese arrepentido.

2. Ten preparados los documentos básicos. que posiblemente te pidan, así como los requisitos. Consúltalos aquí.

3. El precio de los depas regularmente son negociables, haz una oferta por la cantidad que te gustaría pagar por el que viste (siendo realistas) y cruza los dedos para que te den el sí.

4. Pregunta sobre las reglas de convivencia y comportamiento, muchos sitios no permiten hacer fiestas después de cierta hora, no aceptan mascotas o no permiten que cambies el color de las paredes. Si firmas contrato éstas cláusulas se incluirán en el contrato de arrendamiento, de lo contrario, no existen prohibiciones.

5. Visita la zona en los tres horarios diferentes: día, tarde y noche. Conoce bien la seguridad de la zona y el tipo de movimiento que hay, si pasan patrullas, cuenta con alumbrado público.

6. Ten el dinero suficiente preparado, si comienzas con el trámite para rentar un depa y te dicen que sí, deberás cubrir los primeros pagos tan pronto sea posible, tales como depósito y mudanza.

7. Platica con la persona que te lo va a rentar. En mi caso, encontré mi depa por medio de una agencia inmobiliaria, por lo que todo lo ves con un agente que interviene. Antes de firmar contrato o el mismo día que lo hagas, tómate unos minutos para conocer al dueño, este tipo de acercamientos son importantes.

8. No sacrifiques tu ingreso por pagar el depa `perfecto´. Aunque todos quisiéramos vivir en la mejor zona, a cinco minutos del trabajo o la escuela y en el lugar digno de película, no siempre se puede costear; cuando comienzas pagando más de lo que tenías pensado, es segurísimo que tendrás que comer atún no una semana seguida, ¡todo el mes! O en el peor de los casos, regresar con tus papás.

depadesoltera.com

Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, roomies | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

¿Casa a los veintitantos?

couple in  front of one-family house in modern residential area

Los ladrillos son un activo que desean los mexicanos y que perciben como sinónimo de seguridad financiera, incluso las generaciones más jóvenes. No obstante, pocos mexicanos con menos de 30 años son dueños de una propiedad o sacan créditos hipotecarios para adquirir casa.

El 47% de los mexicanos dice que en los siguientes ocho años su meta es adquirir un bien inmueble, según datos de la encuesta de Banamex y la UNAM titulada “Cultura financiera de los jóvenes en México”.

Pero del deseo al echo hay un trecho.

De estos jóvenes encuestados por Banamex y la UNAM solo 1 de cada 10 dice haber solicitado algún tipo de crédito a una institución financiera. De los que sí tienen un crédito solo 2% se refieren al hipotecario.

“Los productos hipotecarios en México están pensados en los jóvenes”, dice Enrique Margain, director de Crédito Hipotecario de Scotiabank.

Según datos del INEGI la edad promedio en México es de 26 años y a esta demográfica responden los créditos, añade el experto en créditos. Y con esto se refiere a las características que se ofrecen: enganches bajos de hasta 5%, edad mínima de 18 años, tasas y plazos fijos, y en algunos casos, pagos crecientes, es decir, que conforme avanza la vida del crédito pagas una mensualidad mayor “pensando en que los jóvenes van a crecer profesionalmente y tendrán mejores ingresos”, explica Margain.

Aún así, adquirir una propiedad implica también estabilidad y los mexicanos de hasta 29 años quizá no se sientan todavía estables y menos cuando hay mayor movilidad laboral en el país. Antes uno cambiaba de trabajo un par de veces en la vida, ahora no solo cambian los mexicanos de oficina, también de ciudad, sobre todo al iniciar la carrera laboral. Esto, dice el experto de Scotiabank, aleja a los jóvenes de la idea de comprar casa.

Sí quiero casa

Si eres joven y quieres animarte por la compra de un bien inmueble debes pensar primero en tu estabilidad financiera, recomienda Giovanni Rueda, Coordinador de Gestión de Educación Financiera Banamex. Analiza que tu trabajo sea estable para que puedas pagar la mensualidad de una hipoteca -si la pides- o el mantenimiento de la nueva propiedad.

También analiza tu historial crediticio para que veas cómo te van a ver los bancos a la hora de pedir un crédito. Recuerda que eso es la calificación que tienes como sujeto crediticio y la tasa de interés dependerá de qué tan bien te has portado antes, añade Rueda.

El crédito hipotecario es el más importante que los mexicanos piden en la vida, también el más largo, añade Rueda, analiza bien las condiciones para que lo que vayas a contratar y la casa que vayas a adquirir sean congruentes con tu realidad financiera. En otras palabras: revisa que la casa que vas a comprar la puedas comprar con el dinero que tienes y que el crédito que vayas a pedir no te ahorque o te impida comprar carne en el supermercado.

Un crédito, en lo general

Esto es lo que vas a encontrar en el mercado de créditos en general. Recuerda que debes analizar cada corrida financiera por separado para poder ver qué es lo que realmente diferencia cada producto.

Tasas de interés: desde 8.45% hasta alrededor del 11%.

Plazos: desde los 10 años hasta los 20 años.

Enganches: a partir de 5% del valor de la vivienda.

Pago por 1,000: de entre 8 y 11 pesos.

No olvides los gastos extras en los créditos:

Comisión por apertura, gastos notariales, avalúo e investigación. Estos gastos pueden llegar a ser del 10% del valor total de la vivienda.

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades, roomies | Etiquetas: , , , , , , , , | Deja un comentario

Cómo dividir la renta y los gastos con un roomie

roomies

El reto de encontrar un espacio para rentar y compartir no sólo esta relacionado con la ubicación y un precio razonable, también radica en conocer cómo administrar los gastos. ¿Cuál es  la mejor estrategia para dividir los gastos?

De acuerdo con Federico Sobrino, quién forma parte del Consejo de Directores de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) de la Ciudad de México, considera necesario que al momento de renta se considere:

1) Qué la cantidad de la renta no rebase del 25% de los ingresos de cada uno de los futuros inquilinos.

2)  Es importante que aunque compartas solo uno sea el titular. El responsable de firmar el contrato.

3) Para el pago del depósito, el experto sugiere que se divida en partes proporcionales.

De acuerdo con el experto deben discutir aspectos financieros para hacer acuerdos. Aquí algunas recomendaciones que debes tener en cuenta:

  • Qué porcentaje de renta pagará cada uno. ¿Cuánto renta cada persona va a pagar por mes . Si va a compartir el lugar de manera uniforme la división debe ser en partes iguales, pero si tienes una habitación mucho más grande, o más de espacio en general, decidan cuánto más debes pagar.
  • Responsable de pagos. Planear quién hará los pagos de renta y servicios en tiempo y forma a fin de evitar multas o suspensión de los mismos.
  • Gastos adicionales. ¿Quieren TV por cable? Es probable que solo uno quiera contratar este servicio por lo que le correspondería pagarlo, sin embargo puede ser injusto porque, inevitablemente, el roomie que afirmaba no estar interesado podría ver algún programa televisivo sin costo extra.
  • Consumo de servicios. Es probable que el pago no sea en partes iguales, dependerá de las actividades diarias de cada quien. Por ejemplo, si uno de los residentes acostumbra cocinar diario, debe ser el que pague la mayor parte del recibo de gas. O bien si alguno va a trabajar desde casa  el gasto de electricidad y servicio telefónico deberá ser su responsabilidad.
  • Visitas. Acuerden si las visitas recurrentes, por ejemplo la pareja de alguno debe aportar para los servicios.
  • Plazo del contrato. Dejen estipulado qué pasará si alguno de los roomies decide irse antes de que finalice el contrato. ¿Qué pasará con su cuota? ¿estará obligado a encontrar un sustituto?

Y si buscas una división aún más equitativa, Francis Su, profesor de matemáticas en el Harvey Mudd College en California, hace una proposición  basada en el trabajo del matemático alemán Emanuel Sperner. Se llama el lema de Sperner, y consiste en un triángulo con diversas opciones tomando en cuenta otros aspectos, como por ejemplo, quién valora más la luz natural, o la cercania con el baño o la salida, consulta sobre esta fórmula aquí.

 

Editorial Metroscubicos

Categorías: casas, consejos de expertos, consejos inmobiliarios, departamentos, inmuebles, propiedades, roomies | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.